Cursa nocturna Rocacorba 2013

rocaY al título le podría haber agregado …o como reventar a los dos kilómetros. Después os explico…

El sábado 2 de febrero se disputó la II edición de la Cursa nocturna de Rocacorba, 25 km y 1300m de desnivel positivo, con un trazado en parte distinto al del año anterior, más duro sin lugar a dudas.

En 2011 se realizó esta prueba que tiene salida y llegada en la localidad Gerundense de Canet d’Adri, a escasos 8 km de Girona ciudad. La primera edición tuvo salida a las 19:00 de la tarde por lo que se realizó en su totalidad nocturna. Con un recorrido de 23 km y unos 900m de desnivel positivo se antojaba una buena manera de pasar la tarde-noche del sábado. La cursa contaba con dos recorridos, uno de 11 km y el de 23 comentado y la salida era conjunta.

En 2013 decidí repetir ya que se trata de una cursa bien organizada y con un muy buen ambiente.

Este año la salida se daba a las 17:30 para los corredores de la versión larga (25 km) y media hora más tarde para los corredores de la cursa de 11 km.

Pero vamos al tema de como me fue este pasado sábado 2 de febrero…

En las últimas cursas siempre me había puesto de la mitad para atrás en la línea de salida, no soy un galgo (más bien un diesel), pero me fastidiaba mucho llegar a la entrada de senderos estrechos y tener que afrontar el tapón que se crea de corredores que después van a un ritmo menor que el tuyo, por lo que decidí ponerme en la segunda fila, con los galgos de delante.

Foto de rigor de la organización y… ¡Salida! Unos metros por el pavellón y salimos a una pista ancha para coger algo de asfalto durante el primer kilómetro y medio. Cuando me quiero dar cuenta miro alrededor y… ostras, vamos 6 más y yo. Miro atrás y… los siguientes corredores estan ya a 100 metros. Miro el Garmin y… normal, hemos salido a 3:30 el km y vamos en una ligerísima pendiente. Esto no va a acabar bien me digo. Me fijo a quien llevo delante y… malo, Toti Bes. Este tiene mucha pata…

Pero ahora ya estoy metido en este “fregao” y como dice mi primo de zumosol… Mata o muere. Hasta donde aguante con ellos y después ya cogeré mi ritmo.

En el tramo de asfalto afrontamos una bajada, y rápido la primera rampa, 150 m que nos llevan hasta la pista de tierra, o de fango mejor dicho, tenemos que ir saltando de lado a lado de la pista para esquivar los charcos, va saltando barro del corredor de delante pero me lo estoy pasando como un chiquillo.

Llegamos al primer km y medio y no puedo seguir ese ritmo, poco a poco me van descolgando y por detrás me van cogiendo otros corredores. Empiezo a pasarlo realmente mal, el ácido láctico me quema en las piernas y empiezo a pensar que no aguanto ¡23 km más! Aquí el coco empieza a funcionar, no te estreses, coge tu ritmo, coge tu respiración, ignora a los que te adelantan, qué grande es la masa gris cuando se pone en modo ON.

Pasamos el primer avituallamiento y dejamos la pista para coger un sendero estrecho lleno de rocas, hojas húmedas, piedras, etc… Todavía se puede ver bien y no necesitamos el frontal, voy siguiendo a un grupo de 8 corredores pero no se cuanto tiempo podré seguir el ritmo, por ratos camino rápido en la subida sin perderles la estela.

En el punto de un tramo que hay que grimpar un poco se marchan, decido de nuevo coger mi ritmo, camino rápido en las subidas y corro en los llanos, volvemos a coger la pista ancha que nos llevará hasta las antenas de abajo de rocacorba. Delante mío mantengo la distancia con un corredor que lleva su frontal encendido ya, todavía se ve bastante bien, por lo que no enciendo el mío.

Una vez salimos de esta pista estamos en el km 9,5 y segundo avituallamiento, ahora si que toca encender frontal, un trozo de plátano, isotónico y una barrita al bolsillo (just in case). Empezamos la bajada y rápido me doy cuenta de lo segundo que me va a ir mal… el frontal. He cogido el de “estar por casa” y he dejado el de 200 lúmenes en casa. Error. Apenas me veo, por un par de ocasiones estoy a punto de desviarme del recorrido y tengo que ir aprovechando la luz de los demás. Bajamos  a buen ritmo en un grupo que me deja ir delante y… toma, por ir delante al suelo. Nada grave pero al suelo.

rocacorba

Afrontamos un tramo llano y corremos un rato a 4′ el km… y de noche. No me abro la cabeza por pena. Dejamos el llano y nos dirigimos a la subida más dura de todo el recorrido, 2 km que nos harán llegar hasta las antenas de arriba volviendo a recuperar la altura que hemos perdido des del anterior avituallamiento. Se hace duro, muy duro. Duelen las lumbares y… me llevé el cinturón para ponerme un bidón en la espalda (pero sin poner el bidón) para llevar el móvil, me va apretando, por más que lo afloje me molesta y las sales no me han sentado muy bien (no hace falta que dé muchos detalles verdad…).

Llegamos al km 15 donde la organización nos avisó que había zonas de peligro, simplemente hay que ir con cuidado ya que a nuestra derecha vamos a pasar cerca de un barranco y al ir de noche tenemos que extremar las precauciones. Un poco más y estamos en el avituallamiento del km 18, en el Santuario de Rocacorba.

Aquí nos avisan de tener cuidado con la bajada, y aquí también empiezo a pasarlo mal, el estómago cada vez va a peor y junto que no puedo correr a mucha velocidad al no ver muy bien por falta de luz… me adelantan por todos los lados, tan sólo deseo llegar de nuevo a la pista y poder correr por un terreno más o menos llano.

Después de pasarlo mal en la bajada llegamos a la pista y hago un buen trozo con un chico que le van dando rampas (para darle rampas no veas el ritmo que me lleva), en las subidas voy tirando de él, pero en las bajadas es casi imposible, no puedo apretar, la zona abdominal me duele en demasía (estos isotónicos…).

Al final volvemos a salir al tramo de carretera por el que hemos iniciado la cursa y puedo correr a algo más de velocidad, apreto para hacer un tiempo si más no decente (nada del otro mundo) y cada vez voy escuchando el ruído del pavellón más cerca.

Llego a meta en un tiempo de 2images1h 51min, el 48º de la clasificación general, algo mejor que en 2011 donde por problemas con las fascias latas me era imposible correr en las bajadas (hice el 175º).

Contento pero menos, ya que al final el menor de todos los males acabó siendo salir al ritmo de los de cabeza. El cinturón del bidón y las sales conjunto con el frontal me fastidiaron la cursa. De todo se aprende.

 

Anuncios

Publicado el 6 de febrero de 2013 en Cursas, trailrunning y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: