Archivo del sitio

Review New Balance Minimus MT10v2 (175gr, 4mm drop) 2ª parte

NB

Después de la descripción de la bamba a primera vista, toca ponérselas y salir a empezar a gastar suela.

Como muchos sabéis introducirse en el mundo de las zapatillas minimalistas tiene que ser algo progresivo si no queremos lesionarnos y queremos poder disfrutar al máximo de ellas. Así lo indica una pegatina enorme que viene en la caja nada más abrirla.

Dicho y hecho, el día que las recibo ya había salido a correr 13 km por la mañana, pero no podía esperar más, así que me las pongo y decido ir a trotar 4 km para ir cogiendo el tacto. El tener un drop de 4 mm te invita a dar zancadas más cortas, a “revolucionar” más las piernas y a hacer que el “aterrizaje” del pie

con el suelo se realice con la parte delantera del mismo.

Una pista de tierra me sirve de banco de pruebas para trotar esos 20 minutos. Al final el trote las sensaciones buenas, sin rozaduras, cómodas, muy muy ligeras y con ganas de hacer más km.

Pero al día siguiente suerte que sólo he corrido 20 minutos, el dolor de gemelos me lo recuerda, que poco a poco o vamos a ir a peor. Así que durante unos días voy alternando las Minimus con las Slab3 (sin apenas suela) que me traje a Fuerteventura.92-new-balance-minimus-trail-shoes

Con el paso de los días voy incrementando los minutos hasta llegar a correr 60 minutos, algo más de 13 km. Los gemelos poco a poco van doliendo menos, pero todavía aparece alguna molestia, que con el pasar de los días acaba desapareciendo.

El terreno en Fuerteventura quizás no sea el más adecuado para unas zapatillas minimalistas, a mi modo de ver, mucha piedra, pocas zonas con tierra como en algunos puntos de península y vayas a donde vayas por la montaña tienes que ir saltando piedras y más piedras.

La fina suela que tienen hace que cualquier piedra que encuentres en el camino la notes y en ocasiones la notes demasiado, cierto es que en zonas donde no existen piedras o zonas donde el sendero invita a acelerar se comportan como una zapatilla rapidísima.

El ajuste de la zapatilla es bueno, la parte que cruza por encima del inicio de los dedos del pie sujeta lateralmente al mismo. El ajuste en el talón también es bueno, sin apretar en demasía, pero sin tener aquella sensación de que el pie se nos va a salir de la zapatilla.

La zona de la puntera es amplia y permite que los dedos vayan cómodos, con libertad de movimientos, pero de nuevo manteniendo un control sin tener la sensación de que el pie baile dentro.

Los cordones van tocando en una pierna y otra, ya que la zapatilla no tiene ningún bolsillo (como algunas de otras marcas) para poder meterlos y “guardarlos”, se soluciona metiendo el sobrante por debajo de los cruces que hacen al atarla.

En terreno con tierra y arena suelta (por no hablar de con piedra) se le nota cierta falta de agarre, llevándome algún que otro susto en el momento menos oportuno. Quizás este sea el punto más débil de la zapatilla, el agarre. Me gustaría que fuese algo más “agresiva” con algunas superficies.

En tramos de asfalto que he cogido se comporta a las mil maravillas por lo que, según se mire, incluso puede acabar siendo buena opción para correr por el asfalto, con la técnica adecuada, ya que podemos lesionarnos más si cabe.

Si algún pero se le tiene que encontrar… además del agarre anteriormente mencionado, al llevarlas sin calcetines me han hecho alguna rozadura en algún dedo del pie, pero supongo que con el paso de los km y la adaptación a las zapatillas mis pies se irán acostumbrando al tejido… o seguirán saliendo ampollas.

75642013

Otro pero… la finísima suela. Cualquier piedra que te encuentres en el camino va a ir directamente a tu pie, la vas a notar e incluso te vas a acordar de quién la puso ahí en medio. Por poner un ejemplo, justo en la zona metatarso-falángica del pie (justo donde acaban los dedos y empieza la planta del pie) el hecho de ir de pisando piedra y otra piedra y otra piedra ha hecho que se me inflame y que tenga que parar unos días hasta que baje la inflamación para poder seguir corriendo con ellas, cosa que nunca me había pasado con anteriores zapatillas con más suela

En definitiva una buena zapatilla para correr, y correr rápido, cómoda, ligera y a la que tienen que mejorar el agarre, pero que para mí necesita tener su terreno específico, y en este caso la isla de Fuerteventura no acabaría siendo la más adecuada para ella..

Anuncios

Hablando de Transvulcania 2013

transvulcania-2013-cartel-vertical

En menos de 12 horas sonará AC/DC en Fuencaliente. Una nueva edición de la Transvulcania tendrá lugar en la isla de La Palma.

Con sus 85 km de recorrido la Transvulcania 2013 promete ser, de nuevo, una de las mejores pruebas del circuito de la copa del mundo.

Del mismo modo que en 2012 los principales corredores se dan lugar en la isla canaria para recorrer los diferentes microclimas que esta tiene. Corredores de la talla mundial como Kilian Jornet (el que apenas lleva corriendo 6 días esta temporada), Anton Kupricka, Phillip Reiter, Miguel Caballero, Timoty Olson, Luis A. Hernando, Cameron Clayton, François d’Haene, etc… entre los hombres.

Entre las damas encontramos a Emelie Forsberg, Nuria Picas o Fernanda Maciel por mencionar a las primeras espadas. Baja a media semana causó Anna Frost, no recuperada al 100% de los problemas físicos que ha ido arrastrando des de finales de la pasada temporada, por lo que la actual vencedora de la edición de 2012 no sera de la partida.

Os podría hablar de mil cosas respecto a la Transvulcania, pero seguro que hay muchos otros que son capaces de contaros mejor las características de una prueba que en 2014 se celebrara el 10 de mayo y que ampliara su recorrido hasta los 100 km (parece que los de Salomon han decidido alargar las pruebas del circuito Nature Trails hasta los 100 km, a buen seguro para incrementar la exigéncia de las pruebas y de paso, reducir la cantidad incontrolable de inscritos que tienen ambas carreras).

Pero en vez de eso os voy a contar la repercusión mediática que esta teniendo la prueba en el archipiélago, con lo que se esta conviertiendo en el acontecimiento del fin de semana.perfil-transvulcania-2012

Des de hace ya días los corredores han ido llegando a la isla donde se celebra la prueba, del mismo modo que han llegado sin prisa pero sin pausa, del mismo modo los medios de comunicación locales han repercutido toda esta información. Sin prisa pero sin pausa.

Es de envidiar ver como el telediario de televisión canarias dedica un reportaje a la prueba ya días antes de la prueba (des del lunes se dan noticias de la prueba), los diarios locales también se hacen eco de la prueba y ensalzan las calidad de los participantes en la misma.

De hecho la mayoría de gente que vive en el archipiélago y que no tiene nada que ver con las carreras por montaña sabe como mínimo que este fin de semana se organiza una prueba de primer orden mundial en una de sus islas. Algo ejemplar.

Ya hace un tiempo Miguel Heras ensalzó y alabó el trato que reciben los corredores por parte de las islas, de sus organizadores, colaboradores y público en general y lanzó el primer aviso de que muchos organizadores deberían de aprender de los canarios en cuanto a cuidado al corredor. Y visto como se cuidan todos los aspectos de la prueba palmera no es para menos.Transvulcania-1

Por momentos intento imaginar un paralelismo con Catalunya, os imagináis que (por poner un ejemplo), días antes de la Cavalls del Vent los telediarios de TV3 se hicieran eco de la prueba, hiciesen entrevistas con los favoritos, emitieran la rueda de prensa de presentación de la prueba… o incluso transmitiesen la llegada del vencedor en directo?!

Recuerdo cómo el año pasado se hicieron eco, pero por la muerte de una participante y de paso dijeron el nombre del ganador.

Envidia pero sana. En estos aspectos aquí estan mucho más avanzados que en la península.

Para todo lo demás, mañana a las 13:00 horas hora peninsular la llegada en directo por Televisión Canaria.

Os dejo con el resumen del 2012…¡ para ir abriendo boca!

Corriendo en la nieve

Man running in snowPara los que vivimos cerca de la costa el pasado fin de semana ha sido algo diferente, por llamarlo de alguna manera.

Toda y la grandeza del territorio donde vivo, cerca de Barcelona, tengo los Pirineos a poco más de 1 hora en coche y las escapadas a la alta montaña pueden ser bastante frecuentes, sin tener que recorrer grandes distancias o tener que pasar demasiado tiempo conduciendo.

Que nieve a escasos 100 metros por encima del nivel del mar tampoco es algo usual. Por lo que las condiciones de meteo de la noche del viernes al sábado pasado nos dieron como premio 5 centímetros de nieve en a poco más de 200 metros de altura.

A los que nos gusta correr por la montaña, que nos cubran de blanco los lugares típicos de entrenamiento es como mínimo un regalo de reyes, ni que sea un poco retrasado por la fecha.

Se entiende que las personas que estan acostumbradas a tener estas condiciones de meteo no les suponga ninguna novedad correr por la nieve, pero para nosotros, los de “can fanga” como se nos conoce… pues es hacernos sentir un poco niños pequeños, sólo nos falta parar a hacer un muñeco de nieve.

Así que el sábado las zapas puestas, bien abrigados (gorro, guantes, térmica, etc…) y el gore-tex encima y a la montaña bien temprano que lo que queremos pisar es nivel polvo y no los barrizales en lo que se convertiría unas horas después.

Al ser nieve polvo no nos hacían falta zapas con clavos, con unas zapas con un buen grip la fotoo con un buen taqueado íbamos a tener suficiente (yo calzaba las Salomon Slab5 Softground), y os puedo confirmar que agarraban como las que más.

Correr por la nieve tiene su qué. Des de luego nos va a exigir un esfuerzo mayor que correr por terreno normal, por el que solemos entrenar a diario, la musculatura va a sufrir menos impactos por la amortiguación de la nieve, pero nos va a suponer una mayor potencia al no tener la misma estabilidad que en suelo firme.

Del mismo modo (si vamos con cuidado) vamos a fortalecer tobillos, rodillas y caderas, ya que trabajaremos indirectamente ejercicios de propiocepción, pero hay que ir con cuidado, si nos emocionamos en demasía también nos podemos torcer un tobillo, una rodilla o acabar de morros en el suelo. Y es que no saber lo que hay debajo del manto blanco tiene sus riesgos también.

Más sobre correr con todo nevado… o sabes muy bien por donde vas, o todos los caminos te parecen iguales. En nuestra salida del sábado suerte tenía de que con los compañeros de fatiga que iba sabían muy bien por los senderos que íbamos, porque incluso habiendo pasado por ellos en más de una ocasión, había momentos que bien bien me parecían todos los caminos iguales.

Como dicho, para muchos no es parecerá ninguna cosa nueva, pero para otros… ¡No podemos correr en nieve cada día!

Os dejo un video de Anton Krupicka corriendo en invierno y sobre la nieve… con unas Minimus MT00… sin comentarios.

Trailrunning doping free

l1Hace pocos días el mundo del deporte se escandalizó por las declaraciones de Lance Armstrong sobre su relación con el dopaje durante los años en los que fue aclamado por muchos como el mejor ciclista de su época, siendo el único que venció de manera consecutiva 7 Tours de Francia.

Varios han sido los ciclistas que han reconocido que se doparon durante algún periodo de su carrera deportiva para obtener mejores resultados, o simplemente porque así estaba instaurada la cultura en el pelotón. Después de poder leer durante este pasado verano el libro de David Millar, Racing through the dark, se puede confirmar todo lo generalizadas que estaban dentro del pelotón estas prácticas.

De la misma manera ha pasado en otros deportes, siendo el atletismo otra de las prácticas deportivas más señaladas y perseguidas en el mundo del deporte.

Podría entrar a discutir el tipo de controles que pasan unos deportistas y que no pasan otros, la poca unificación de substáncias que para un deportistas son doping y para otros deportistas tan solo son un remedio para curar un resfriado o acelerar el tiempo de recuperación de una lesión, el egoísmo individual de cada deportista que hace que tan solamente mire por sus intereses en vez de luchar por los intereses de un colectivo, etc… Pero esto me llevaría más de una entrada en este blog y poco tendría que ver con el mundo del trailrunning.

Pero… ¿os habéis preguntado porqué no se han dado casos (o muy esporádicos) de doping en el mundo del trailrunning? Y digo muy esporádicos porque también los hay. En abril de 2012 según información publicada por el Diario Vasco Aitor Osa, Walter Becerra e Imanol Goñi dieron positivo en una cursa de montaña con EPO, anabolizantes y cannabZegama2010ais. El primero de ellos con una dilatada experiéncia en el ciclismo profesional.

Quizás el anterior ha sido el único caso que un servidor ha escuchado acerca de doping en cursas de montaña. Del porqué no utiliza estas prácticas ilegales el corredor de montaña intentaré hacer una breve explicación según mi modo de verlo.

Utilizaré el paralelismo con el deporte de dos ruedas para que se pueda hacer una comparación más cercana, ya que en esta última semana parece que todo el mundo conoce el mundo del ciclismo como si de profesionales en activo se tratara.

Des de mi punto de vista la primera gran diferencia son las casas comerciales. En el mundo del trailrunning las casas comerciales que crean equipos son aquellas que fabrican materiales destinados al deporte en si y cuentan con corredores semi-profesionales (o profesionales en casos puntuales) que testan sus productos y que son la imagen de la marca. Los casos más significativos los tenemos en las personas de Kilian Jornet con Salomon o de Anton Kupricka con New Balance, atletas que viven de los ingresos de sus patrocinadores sin tener que “preocuparse” por tener un trabajo “de lunes a viernes” como pueden tener otros. Estas marcas comerciales reciben ingresos de los aficionados al deporte a través de las compras, con lo que su mercado objetvio es relativamente pequeño.

En el caso del ciclismo grandes marcas como Movistar, Saxo-Bank, Leopard, Sky, etc… reciben ingresos de múltiples vías y tienen un público mucho mayor. En estos casos el patrocinio es una herramienta más de publicidad dentro de sus planes de márketing.Estas marcas comerciales, a diferencia de las primeras, renuevan sus contratos de patrocinio cada 3-4 años, al no ser su “negocio” principal el ciclismo, en el caso de no tener resultados deportivos el patrocinio se acaba, con lo que se acaba el empleo para un mínimo de entre 30-40 personas que forman parte de la estructura del equipo.

En cambio en el trailrunning la marca tiene en su negocio principal el deporte (en este caso el trailrunning), por lo que la marca no puede patrocinar, por poner un ejemplo exagerado, a un coche de fórmula uno.

La segunda gran diferencia radica en la presión mediática. Dos ejemplos de nuevo, el vencedor del Tour vs. el vencedor del UTMB. ¿A qué presión mediática se enfreta uno y a qué presión mediática se enfreta otro? En ocasiones el temor a decepcionar a gente, el temor a perder un contrato para el año siguiente, el temor a no conseguir unos objetivos sabiendo que de ellos depende la renovación del contrato con el que das de comer a tu familia hace que algunos deportistas acudan al dopaje.

En España hasta hace relativamente poco (bueno y sigue pasando actualmente), a la que un ciclista escalador novel empieza a despuntar ya decimos que va a ser el siguiente ganador del Tour de Francia, y quizás el chaval tiene 20 años, Armstrong con 22 años ganó el campeonato mundial de ciclismo en ruta en Oslo, Tom Boonen con 22 años hizo 3º en la París-Roubaix siendo neo-profesional y años después se vió envuelto en problemas con la cocaína y el alcohol, todo debido a la presión mediática.

Los corredores de montaña no tienen esa presión mediática de tener a centenares de medios de comunicación delante diciéndoles des del primer día que van a ser campeones de no se qué o vencedores de no se cuanto. De hecho la presión, en muchas ocasiones, nos la ponen los compañeros de salida picándonos subida si y subida también.

utmb12-ccc-cb-05-015

La tercera gran diferencia son los premios en la cursas. En el Tour el ganador de cada etapa se lleva 8000€, el ganador de la general se lleva 450000€, 200000€ el segundo y 100000€ el tercero, etc… (clicando aquí podéis ver el reparto total de los más de 2 millones de € que se reparten en premios).

Si ponemos como ejemplo el UTMB el ganador recibe… 0€, nada. Un trofeo en calidad de ganador y se acabó. Por poner otro ejemplo en nuestro país, Cavalls de Vent, el ganador recibe 1500 €, el segundo 1000€ y el tercero 500€. ¿Os imagináis qué pasaría si al ganador de UTMB recibiera 450000€? ¿O ni tan solo 30000€?

Y la última gran diferencia (repito que hay muchas más seguro), radica en el sentimiento. En los inicios ciclistas y corredores de montaña empiezan porque les apasiona su deporte, les gusta lo que hacen, viven para ello. Hasta el momento en el que en el ciclismo se tiene que dar un pasito más y se entra en el mundo del profesionalismo, para muchos esto se convierte en un trabajo como cualquier otro y pierden parte de la pasión inicial, cosa que en el corredor de montaña, al saber que no vamos a vivir de ello, nos sigue moviendo tan sólo el disfrutar de lo que hacemos y no la mejora del contrato que  nos pueda dar nuestro patrocinador.

Sirva esta entrada no para justificar las prácticas dopantes que se realizan en algunos deportes, pero si para poder entender algo más el porqué unos se ven envueltos en esas prácticas y otros no le ven un sentido a ellas. De la misma forma des de aquí pedir disculpas a algún ciclista que se pueda sentir ofendido, no es la intención, del mismo modo que mis inicios están en la bicicleta, pero si que resulta el caso más claro a la hora de explicar los ejemplos anteriormente comentados.

 

 

Minimalismo 1.0

En la pasada edición de Cavalls de Vent me rondaba una duda. Seguramente una tontería para muchos pero una curiosidad para mi (y para alguno más tengo que confesar).

Entre el cartel de participantes elites que acudían a la cita de Bagà se encontraba Aton Kupricka, corredor del equipo New Balance. A Kupricka se le ha empezado a conocer (muchos corredores de montaña le conocíamos de hace tiempo) hace relativamente poco en nuestro país. No resultaba muy extraño decir su nombre y que la gente te mirara con cara de extrañeza, bueno también decías el nombre de Kilian Jornet y te miraban con la misma cara, gracias a un programa de TV3 parece que ahora todo el mundo se íntimo suyo.

Kupricka es el actual abanderado del minimalismo, con todo lo que ello abarca. Escucharlo hablar sobre minimalismo es escuchar cómo explica una filosofía de vida en vez de hablar de las zapatillas que lleva (en lo que sólo se fijan muchos).

La duda que me rondaba por la cabeza antes de la Cavalls era si Kupricka sería capaz de correr con sus New Balance Minimus la dicha cursa.

Es cierto que ha corrido muchas pruebas de trail running con ellas, pero la orografía de la cursa que pasa por la Serra del Cadí tiene zonas algo “especiales” para ese tipo de zapa (y más con las condiciones climáticas del fin de semana de la carrera).

Nos plantamos en la salida y… allí aparece él, con sus New Balance Minimus dispuesto a correr una prueba con 12000 metros de desnivel acumulado. Cierto es que para la segunda mitad de la prueba pueden paracer un buen calzado (mucha pista para poder correr bien), pero para la primera mitad, a mi modo de ver, más técnica y con bajadas más “especiales”  las veía una apuesta arriesgada.

Pero no era el único que corría con las “mal llamadas” zapas minimalistas. No. Jornet, Picas, Conway y más atletas del Salomon team y otros que no eran del Salomon team corrieron con “minimalistas” también.

Nadie se piense que me he vuelto loco no, Kupricka corrió con unas New Balance con un drop (diferencia de la suela entre la parte delantera y la trasera) de 4mm, y los otros corredores antes mencionados corrieron con las Salomon Sense… con un drop de 4 mm igualmente.

En el libro “Born to Run” de Christopher McDougall se explica la procedencia del minimalismo, la tribu de los Tarahumara que podían correr millas y millas en sus sandalias y la história de Caballo Blanco.

Al igual que entiende Kupricka, en el libro se entiende el minimalismo no sólo como con qué tipo de calzado corremos, si no con el hecho de correr con “lo mínimo”, en general.

A mi modo de entender comparto en gran parte la visión de este minimalismo, el salir a correr con el menor equipamiento posible pero con el necesario, no por llevar cuanto menos mejor tenemos que forzar una “pájara” en un entreno largo o no cargar con un cortaviento en salidas en las que nos va a hacer falta.

Recuerdo que en mis primeras salidas largas por alta montaña (más de 2500 metros) mi Salomon Skin Slab 5L parecía que iba a reventar. No cabía nada más. Cosas y cosas y más cosas por el simple hecho de “por si acaso”. Hasta el punto en que en muchas ocasiones se ha hecho hasta incómodo el correr con ese “lastre” en la espalda.

En la última Cavalls recuerdo haberle dicho a mi compañero; “- Creo que llevo demasiadas pocas cosas en la mochila”. Incluso llevando el material obligatorio y algo más, tenía la sensación de que llevaba poca cosa.

Esta claro que cambia mucho si se trata de un entreno donde no nos pueden “asistir” en ningún punto o si estamos en una cursa donde encontraremos un avituallamiento cada X kilómetros y encima una bolsa a mitad de recorrido (de aquí que muchos élites vayan con lo mínimo, por el buen soporte que tienen en algunos puntos de la cursa).

El tema de las zapas da mucho de si, incluso pudiendo llegar a afirmar que corro minimalista…. pero con unas zapas con control de pronación y plantillas. Pero esto ya es motivo para verlo en la siguiente entrada del blog.

¡Salud y metros!

Cavalls de Vent tramo 1

Aprovechando estos pocos días que quedan para el Ultra de la sierra del Cadí, voy a intentar explicaros el recorrido de Cavalls dividido en tramos a lo largo de 4 entradas.

Para la división de los tramos me baso en algo muy personal o si más no cómo planifico mentalmente mi cursa para ir avanzando y estructurando poco a poco la que se me viene encima…

TRAMO 1: Bagà (786 m)-Refugi Niu de l’Àliga (2520 m) – 13,61 km

No me he equivocado con las alturas no. Tampoco me he equivocado con el kilometraje. En el primer tramo de Cavalls, el que va de la salida, ese momento mágico en el que suena “El último mohicano”, hasta llegar al Refuigio de Niu de l’Àliga vamos a ascender +1734 m en 13,61 km de distancia, o lo que es lo mismo, nos enfrentaremos a una pendiente media del 12,74%… teniendo en cuenta que alguna ligera bajadita y algún que otro llano nos vamos a encontrar. Todo esto para empezar a calentar la musculatura, y los pulmones, porque a partir de pasados los 2000 metros de altura la falta de oxígeno empezará a hacer mella en nuestros músculos.

Una vez dada la salida des del centro del pueblo de Bagà (plaza de las arcadas) bajamos por la calle principal y hacemos un corto recorrido de poco más de 1 km por 3-4 calles del pueblo, calles anchas donde no se estorba la gente pero que sirve para estirar algo el grupo. Pero sólo algo.

Rápidamente nos encontraremos con un tramo de carretera que nos llevará hasta el primer contacto con una pista de tierra que dejaremos para seguir ganando metros por un sendero “monte a través” a nuestra izquierda. Es bastante común que se formen tapones en el inicio de estos senderos, el grupo no se estira los suficiente en esos escasos kilómetros previos y todavía estamos muy frescos y nos vemos capaces de hacer alardes de fuerza.

Por este sendero seguiremos ganando altura, en algunos tramos llanea un poco más y en otros el desnivel se constata al inicio del repecho, nada por lo que preocuparse.

De vuelta cruzaremos una pista y de nuevo a otro sendero estrecho, aquí casi que hay que pedir tanda para poder entrar, el tapón que se forma es bastante grande y algunos no nos cargamos de suficiente paciéncia como para esperar (ni que fuésemos a quedar los primeros…). Más adelante encontraremos un tramo llano en el que se puede trotar bastante cómodo, estirando un poco las piernas.

Después de haber vuelto a ganar altura nos cruzaremos con una pista que seguiremos a mano izquierda. Son unos 2 km de pista ancha, donde al trote se va cómodo ya tiene poca inclinación. Esta pista nos llevará hasta el “Paller de Dalt” a través de unos zig-zags que hace, propicios para seguir la distancia más corta entre dos puntos, la linea recta.

En el “Paller de Dalt” nos encontramos una esplanada que nos lleva hasta el inicio de la subida a la Collada Grossa, aquí el desnivel se acentúa y seguramente debamos seguir el paso que llevan los que nos preceden… o los que van detras deban llevar nuestro paso, ya que se hace complicado el poder adelantar.

Salidos de la Collada Grossa giramos a la izquierda y encaramos el camino hacia el Canal de la Mata, aquí la vegetación se cierra y el camino se nos oscurece un poco, el suelo se encuentra salpicado de piedras sueltas durante al menos 400 metros, después volvemos a salir a un sendero donde seguiremos ganando altura hasta cruzar la carretera que se dirige al Coll de Pal. En este punto nos encontraremos a bastante gente animando.

Cruzada la carretera seguiremos ganando altura por un camino más abierto y después de un par de zig zags llegaremos al Cap de la Devesa donde se allana el camino y las piernas nos pediran trotar un poco. Más adelante encontraremos a nuestra derecha la carretera que hemos cruzado antes y un párking de tierra y giraremos en bajada hacia la izquierda. De aquí hasta llegar a nuestro primer avituallamiento encontraremos todo bajada.

Llegamos al Refugi del Rebost (km 7,50 – 1640 m), primer avituallamiento, el ganador de la anterior edición (Miguel Heras) llegó a este punto en 53:20. Este primer avituallamiento se basa principalmente en líquidos, algo de fruta y alguna gominola. Si vamos bien y llevamos líquido suficiente se podría llegar a no parar aquí.

Saliendo del Rebost tomamos el camino a derechas y después de cruzada la pista empezamos a incrementar la inclinación, pasamos por una fuente a nuestra izquierda y cruzamos un pequeño prado con bastante pendiente, cruzamos otra vez la pista y seguimos ganando inclinación hasta llegar a un sendero estrecho a mano izquierda en el que se pueden recuperar bastante bien las piernas, y el que vaya bien puede trotar. Al final de este sendero volvemos a coger inclinación hasta cruzar una pista que deja a la derecha otro párking de la carretera que sube al Coll de Pal.

Cruzamos de frente y volvemos a coger un sendero lleno de raíces que nos llevará hasta el Pla de Bagà, pasamos de ir cerrados por los árboles a un prado amplio donde simplemente tenemos que seguir recto… hasta que giramos a la izquierda. Justo de frente veremos una pista por donde puedan subir 4×4… y nos acordaremos de toda la subidita que llevamos ya, pero justo en ese punto es donde se gira a izquierdas para dirigirnos a un tramo estrecho y llano hasta llegar a les mines de la Barita.

Des de este punto veremos parte de lo que nos queda por delante de subida, la subida hasta la Collada de Comafloriu (2184 m). Después de llanear un poco rápidamente nos encontraremos con una pared que nos hará relentizar nuestro paso. Encontraremos principalmente suelo de tartera con piedra suelta y más arriba pasto.

Llegados a la Collada… veremos todavía que hay que ascender algo más, cruzamos el prado que tenemos delante y seguiremos ganando metros y metros. Una vez arriba podremos contemplar como la vegetación cambia bastante, pasamos a ver rocas y piedras y sorteamos algún paso entre rocas para llegar al Cap del Serrat Gran (2402 m). Aquí ya vemos nuestro primer objetivo, el Refugi de Niu de l’Àliga, pero nos queda un último esfuero.

Después de una bajada algo pronunciada por camino estrecho de tierra y con piedras en los márgenes iniciamos la corta subida al Puig de Comabella, aquí iremos cresteando y si decide hacer viento ese día… soplará y soplará. Pasados 10 minutos llegaremos a una planicie donde un último repecho de 100 metros nos llevará a Niu de l’Àliga (2520m y 13,61 km, Miguel Heras llegó aquí en 1:42:04) para poder disfrutar de las impresionantes vistas que hay des de aquí y poder “asaltar” el segundo avituallamiento, líquidos, fruta, frutos secos y alguna gominola (el año pasado rascamos hasta galletas).

Este es el primer tramo que me marco en la cursa, son casi 14 kilómetros continuos de subida, con algún pequeño descanso que sirve para estirar las lumbares y las piernas y en el que hay que regular mucho. Es el tramo donde más desnivel positivo acumulado seguido vamos a encontrar. Empezar fuerte aquí, por la inércia de la cursa, porque todavía vamos frescos y nos sentimos con fuerza, etc… puede significar pagarlo más adelante.

En este segundo avituallamiento es recomendable comer, comer y beber. Pensad que el corredor medio puede llegar aquí con 3h  – 3h 45 min des de la salida de la prueba, si no hemos comido durante el trayecto hasta aquí ahora es el momento.

Si el día amanece frío, aquí arriba hará mucho más, hace cerca de 1 mes (1 de septiembre) con día frío y rachas de viento fuertes la sensación térmica era de estar bajo cero. Unos guantes, unos manguitos y un gorro de running son materiales que ocupan muy poco y que nos pueden prevenir de pasar más frío (recordad que el calor se va por los extremos del cuerpo).

Para el tramo des de el Rebost hasta Niu también son recomendables unos bastones, ya se que todos queremos parecernos a los que van rápido y llegan primero que van casi casi que en calzoncillos (que le pregunten a Krupricka) pero unos bastones en pendientes con mucho desnivel nos ayudarán a descargar las lumbares y a reducir la fatiga en nuestros cuádriceps e isquiotibiales en un 15-20%.

Mañana os detallo el 2º tramo de Cavalls, corto pero… ¡con un poco de todo!