Archivo del sitio

New balance MT1010v2

NEW689827_800_2Hace más de un mes me compré mis segundas NB Minimus, encantado con las primeras Minimus que compré (Mt10v2) pero con la necesidad de tener algo más de “suela” para los terrenos de Fuerteventura (en mi vida he corrido por encima de tanta piedra…), decidí que un poco más de amortiguación pero manteniendo el drop de 4mm sería una buena opción.

A primera vista la zapatilla en azul eléctrico resulta bonita, vistosa y elegante a la vez, con esos colores que van a asegurar que nos vean desde mucha distancia (sobretodo el amarillo/verde limón de la suela). Cordones planos y finos, lo que aseguran que no van a desatarse fácilmente (como en ocasiones me ha sucedido con las anteriores Minimus). Se echa en falta el típico “bolsillo” donde poder meter los cordones una vez atados, no es que sea una gran molestia, pero si que resulta algo incómodo que los cordones te vayan dando en la pierna mientras corres (se cogen con las lazadas del empeine y listos).

Si con las MT10v2 la filosofía Minimus se llevaba a rajatabla… que nadie espere encontrar con las MT1010v2 las mismas sensaciones que con las MT10v2 o con cualquier otra zapatilla de la categoría Minimus. No son unas zapatillas minimalistas para nada. De minimalistas aguantan el drop de 4mm que respetan, pero al resto, la misma amortiguación que otras zapatillas que podamos encontrar en el mercado. Así que este punto queda aclarado.

Una vez puestas resultan muy cómodas, se nota la protección de más en la suela, y de paso me aseguro no tener más problemas en los metatarsos del pie a causa del pie “seca tintas” que me dijo un día el traumatólogo (agradecido estoy a las dichosas piedras majoreras). La protección en la puntera y en la zona del talón también es mayor que en otros modelos de Minimus que se puedan probar, poco a poco vemos como el concepto “Minimus” queda solo en la nomenclatura que le dan a la zapatilla.la foto 2

Los primeros días salgo a correr sin plantillas, al igual que hago con las MT10v2 (en parte porque no caben, en parte sobretodo porque no las necesito al no tener molestias). Los dos primeros días sin problemas, salidas de hora y media – dos horas por terreno llano con ligeras subidas y bajadas rápidas. Al tercer día aparecen los males… la fascia lata de mi pierna derecha empieza a avisar que ponga plantillas… y el aquiles de la izquierda avisa claramente de que la zapatilla tiende a “torcerse” hacia adentro, llevándome a una pisada que no es natural y provocando algún que otro dolorcillo.

Así que plantillas adentro y se soluciona el problema de la cintilla… pero el aquiles sigue doliendo. Las zapatillas, al tener más suela que las MT10v2 y tener esta suela más “blanda” aguantan menos el peso y tienden a ceder hacia el interior (y eso que me mantengo en los 61kg…).

new-balance-mt1010-v2-minimus-blue-orange-bottom-view-600x350En cuanto a la suela fabricada por Vibram se agarra a las mil maravillas en cualquier tipo de terreno, aquí si que hay mucha mejor respecto a las MT10v2, con las que en más de una ocasión me he llevado algún susto cuando he querido bajar un poco a gas, y ya no hablemos si el terreno está húmedo… aunque sea en plano. Pero la suela también tiene que tener un pero… solo sacarlas de la caja ya se da uno cuenta… esos tacos del final de la suela… me da a mi que en la primera bajada a gas se desenganchan, y efectivamente, bajando por la Canal de la Serp (en la ruta de Cavalls de Vent) al llegar abajo veo como los tacos del talón estan despegados y a punto de arrancarse. No todo puede ser de color de rosas en unas zapatillas bonitas.

Otro punto a favor de las zapatillas es lo rápido que secan, subiendo por Els Empedrats tuve la “fortuna” de meter todo el pie dentro del agua… al cabo de un rato la zapatilla estaba seca y como si no hubiese metido el pie en ningún sitio.

la foto 1Resultan unas zapatillas ligeras, bonitas y que ofrecen una amortiguación buena en comparación con otras Minimus… quizás por esos son las menos Minimus de todas ellas. Veremos cuantos kilómetros nos aguantan…

Anuncios

Fuerteventura Coast to Coast (Previa)

banner webTodo y no ser la más montañera de las Islas Canarias existe un marcado espíritu deportivo, desde triathlones, challenges, etc…

A mediados de Agosto tuvo lugar una carrera nocturna de 5 km por montaña en Gran Tarajal (a la que no pude asistir por motivos laborales) que se realizaba íntegramente en subida.

Pero el plato fuerte de las carreras por “montaña” en la isla majorera es la Fuerteventura Coast to Coast. Dentro de esta carrera de montaña a disputar el próximo 28 de septiembre se realizan 4 distancias dentro de una misma. La distancia “reina” es un circuito de ida y vuelta de 90 km saliendo de la localidad de Playitas hasta Ajuy y volviendo por un recorrido paralelo, principalmente con dos “dificultades” considerables dentro del recorrido, pero siendo más exigente la distancia que el desnivel positivo a realizar.

Paralelamente se corren las distancias de 42 km (con salida en Ajuy y llegada a meta en Playitas), distancia de 20 km y la menor de todas de 10 km.elevacion ida

El principal “enemigo” en esta carrera pueden ser las altas temperaturas y el viento, si el día amanece soleado los corredores van a tener que utilizar una buena capa de protector solar y beber litros y litros de agua, el calor por estos lares es sofocante una vez se deja de lado el mar y se introduce hacia el interior de la isla.

Por lo que respecta al viento, en la ida del circuito de 90 km puede dar de costado ligeramente de frente y a la vuelta de costado ligeramente de atrás. Sea como sea el viento es un elemento a tener muy en cuenta en la isla, ya que el ritmo que se puede coger si resulta favorable es elevado, pero se puede acabar pagando si de pronto hay un cambio en la dirección del mismo.elevacion vuelta

El vencedor del año pasado, Oscar Latorre Conesa, realizó el recorrido en poco más de 9 horas (9:18:28), lo cual deja entrever el ritmo medio de la prueba.

El listado de inscritos a día de hoy es de 14 personas, por lo que los corredores pueden pasar muchas horas en la más eterna de las soledades, a no ser que se monte una “grupeta” que vaya al mismo ritmo, cosa muchas veces complicada.

Servidor no participa tampoco en esta prueba, primero porque este mes pasado de agosto y este mes de septiembre no me dejan mucho tiempo para entrenar este tipo de distancias (ni otras tampoco) debido al trabajo. Y segundo porque para esas fechas estaré en mi apreciada casa en Catalunya disfrutando de una travesía por el recorrido de Cavalls de Vent en dos días.

¡Muchos ánimos a todos los participantes en la Fuerteventura Coast to Coast 2013!

La menos montañera de las islas

ARCHIPIELAGO CANARIO

A poco que nos gusten las carreras por montaña sabremos que las Islas Canarias son el paraíso para muchos que se desplazan al archipiélago en busca de buenas temperaturas, recorridos atractivos, fuertes desniveles y una carrera casi cada fin de semana durante todo el año.

Se organizan carreras en todas y cada una de las islas, en la Gomera, en Lanzarote (Haría Extrem), en el Hierro, en Tenerife, en la archiconocida La Palma (Transvulcania) y en Las Palmas de Gran Canaria (Transgrancanaria), por resaltar dos con caracter internacional y que cuenta con los primeros espadas de la élite mundial de las carreras por montaña (o trailrunning para los más modernos).

Incluso a nivel repercusión en medios de comunicación sorprende que Canarias esté tan implicada en este deporte en comparación con otros lugares como puede ser Cataluña. Aquí los rotativos Canarias 7 y Las Províncias casi a diario muestran noticias de carreras por montaña y cubren todas las carreras que se puedan realizar en cualquiera de las islas. Recuerdo el día de la presentación de la TransGranCanaria 2014, 3 páginas en un diario, parte de las notícias de TV canaria en la sección deportes, etc… ya por no hablar de Transvulcania, final en directo por la cadena autonómica y posteriormente reportajes y entrevistas a los ganadores y a los corredores profesionales que formaban parte.

Os daréis cuenta que me ha faltado mencionar una isla, correcto, me he saltado Fuerteventura. Así como la isla majorera es el paraíso para los amantes del windsurf o del kitesurf (en el momento de escribir esta entrada se celebra el mundial de la especialidad), la isla puede llegar a ser un “dolor de cabeza” para los que corremos por la montaña.cotillo

De entrada la montaña más alta hace poco más que 800 metros de altitud sobre el nivel del mar, así que el Turó del home ya le dobla la altura. Algunas montañas del interior pueden estar entre los 450-650 metros, lo cual no quita que se pueden hacer rutas en las que se acumulen fácilmente unos 1000 metros de desnivel.

Lo siguiente es el viento, de algún sitio le tiene que salir a Fuerteventura su nombre. Aquí hace viento cada día, la diferencia es saber si hará mucho viento o poco viento, pero solo levantarte sabes que te vas a tener que enfrentar a él. En parte, esto compensa el no encontrar grandes desniveles, incluso corriendo en llano a veces parece que estes subiendo desniveles considerables… Cuando sopla a favor puedes volar, se puede correr fácilmente por debajo de 4’ el km, pero cuando sopla en contra… el 5 aparece en el gps y no se va de la pantalla tan fácilmente.

Pero si para estas dos anteriores cosas me puedo mentalizar fácilmente, si hay poco desnivel, pues a repetir y si hace viento pues toca apretar… Hay algo para lo que no me acabo de acostumbrar. Correr solo.

En mi casa, en Barcelona, la mayoría de veces salía a correr solo, pero una vez a la semana o dos veces en semana quedaba con amigos para salir a “quemar carbonilla”, los entrenos pasaban rápido y tenías la sensación de estar en contacto con el entorno que se respira entre los “chalaos” que salimos a correr por la montaña. No es lo mismo salir a hacer 40 km solo o salir a hacer esos 40 km con 2 o 3 personas más, contando batallitas, comentando las jugadas o simplemente, correr unos al lado de otros escuchando quien va más sobrado y a quien le sobran menos fuerzas.

Hace un mes y medio intenté hacer un llamamiento en Twitter a través de personas que tienen difusión para ver si de esa manera conocía a gente que saliera a correr por la montaña en Fuerteventura. Nada de nada. La realidad es que en cierto modo aquí me pasa igual que hace 5 años en Barcelona.

Hace 5 años las carreras de montaña no habían llegado a la popularidad de hoy en día (gracias a Dios muchos estaban con la moda del triatlón), y cuando te cruzabas con los típicos domingueros en la montaña te miraban con cara de chalado. Mira el loco aquel que va por el Turó del Home corriendo, Mira el chalado aquel que sube corriendo de Queralbs al Puigmal… y cosas como esa.

Aquí en estos momentos me pasa parecido, te cruzas con alguien por las montañas de Betancuria (si es que te lo cruzas) y te miran como a un extraterrestre salido de vete a saber donde, te ven saltando de piedra en piedra por una cresta y te chillan: – ¡Te vas a matar!, (en la salida de ayer mismo), y cosas por el estilo.Pájara-Betancuria_-_FV-30_-_Degollada_de_Los_Granadillos_06_ies

En la menos montañera de todas las islas apenas se organizan un par de carreras por la montaña, una de 5 km y otra de 42 o 90, o todo o nada. Eso si, los caminos marcados como PR o GR se encuentran en unas condiciones que ya nos gustaría a más de un peninsular encontrarlos así en nuestra casa.

Así que nos tendremos que quitar el mono de montaña con las pocas que encuentre en el camino, no perder la forma y pensar que en un par de meses tendré una semana entera para correr por las montañas catalanas de nuevo. Hasta entonces… ¡a disfrutar con lo que tenemos!

Review New Balance Minimus MT10v2 (175gr, 4mm drop) 2ª parte

NB

Después de la descripción de la bamba a primera vista, toca ponérselas y salir a empezar a gastar suela.

Como muchos sabéis introducirse en el mundo de las zapatillas minimalistas tiene que ser algo progresivo si no queremos lesionarnos y queremos poder disfrutar al máximo de ellas. Así lo indica una pegatina enorme que viene en la caja nada más abrirla.

Dicho y hecho, el día que las recibo ya había salido a correr 13 km por la mañana, pero no podía esperar más, así que me las pongo y decido ir a trotar 4 km para ir cogiendo el tacto. El tener un drop de 4 mm te invita a dar zancadas más cortas, a “revolucionar” más las piernas y a hacer que el “aterrizaje” del pie

con el suelo se realice con la parte delantera del mismo.

Una pista de tierra me sirve de banco de pruebas para trotar esos 20 minutos. Al final el trote las sensaciones buenas, sin rozaduras, cómodas, muy muy ligeras y con ganas de hacer más km.

Pero al día siguiente suerte que sólo he corrido 20 minutos, el dolor de gemelos me lo recuerda, que poco a poco o vamos a ir a peor. Así que durante unos días voy alternando las Minimus con las Slab3 (sin apenas suela) que me traje a Fuerteventura.92-new-balance-minimus-trail-shoes

Con el paso de los días voy incrementando los minutos hasta llegar a correr 60 minutos, algo más de 13 km. Los gemelos poco a poco van doliendo menos, pero todavía aparece alguna molestia, que con el pasar de los días acaba desapareciendo.

El terreno en Fuerteventura quizás no sea el más adecuado para unas zapatillas minimalistas, a mi modo de ver, mucha piedra, pocas zonas con tierra como en algunos puntos de península y vayas a donde vayas por la montaña tienes que ir saltando piedras y más piedras.

La fina suela que tienen hace que cualquier piedra que encuentres en el camino la notes y en ocasiones la notes demasiado, cierto es que en zonas donde no existen piedras o zonas donde el sendero invita a acelerar se comportan como una zapatilla rapidísima.

El ajuste de la zapatilla es bueno, la parte que cruza por encima del inicio de los dedos del pie sujeta lateralmente al mismo. El ajuste en el talón también es bueno, sin apretar en demasía, pero sin tener aquella sensación de que el pie se nos va a salir de la zapatilla.

La zona de la puntera es amplia y permite que los dedos vayan cómodos, con libertad de movimientos, pero de nuevo manteniendo un control sin tener la sensación de que el pie baile dentro.

Los cordones van tocando en una pierna y otra, ya que la zapatilla no tiene ningún bolsillo (como algunas de otras marcas) para poder meterlos y “guardarlos”, se soluciona metiendo el sobrante por debajo de los cruces que hacen al atarla.

En terreno con tierra y arena suelta (por no hablar de con piedra) se le nota cierta falta de agarre, llevándome algún que otro susto en el momento menos oportuno. Quizás este sea el punto más débil de la zapatilla, el agarre. Me gustaría que fuese algo más “agresiva” con algunas superficies.

En tramos de asfalto que he cogido se comporta a las mil maravillas por lo que, según se mire, incluso puede acabar siendo buena opción para correr por el asfalto, con la técnica adecuada, ya que podemos lesionarnos más si cabe.

Si algún pero se le tiene que encontrar… además del agarre anteriormente mencionado, al llevarlas sin calcetines me han hecho alguna rozadura en algún dedo del pie, pero supongo que con el paso de los km y la adaptación a las zapatillas mis pies se irán acostumbrando al tejido… o seguirán saliendo ampollas.

75642013

Otro pero… la finísima suela. Cualquier piedra que te encuentres en el camino va a ir directamente a tu pie, la vas a notar e incluso te vas a acordar de quién la puso ahí en medio. Por poner un ejemplo, justo en la zona metatarso-falángica del pie (justo donde acaban los dedos y empieza la planta del pie) el hecho de ir de pisando piedra y otra piedra y otra piedra ha hecho que se me inflame y que tenga que parar unos días hasta que baje la inflamación para poder seguir corriendo con ellas, cosa que nunca me había pasado con anteriores zapatillas con más suela

En definitiva una buena zapatilla para correr, y correr rápido, cómoda, ligera y a la que tienen que mejorar el agarre, pero que para mí necesita tener su terreno específico, y en este caso la isla de Fuerteventura no acabaría siendo la más adecuada para ella..

Antigua-Betancuria por los Guanches

IMG_1507Si existe una parte positiva de estar fuera de tu hábitat común es la de que cada nuevo entreno lo haces por zonas desconocidas y descubriendo espacios, terrenos y lugares que hasta hace poco ni sabías que existían.

En estas exploraciones te puedes llevar agradables sorpresas y otras no tanto, puedes hacer un cálculo aproximado del tiempo o distancia a recorrer y sin previsión previa se alarga la distancia o nos sale una hora más de entreno sin tenerlo preparado.

Personalmente me gusta correr por zonas nuevas, descubriendo nuevas subidas, nuevas bajadas, nuevas crestas y poniéndome en la base de la montaña y decir, a ver si llego hasta aquel punto, o voy a subir por aquí para seguir por allí y acabar en aquel otro lugar. En el 99% de las veces desde abajo se ve muy fácil… hasta que nos ponemos a darle zapatilla.

 En el último entreno de montaña decidí desplazarme en coche hasta Antigua, para llegar a Betancuria cruzando la Degollada del Marrubio (no confundir con otra palabra eh! Jeje). La distancia si trazamos recto es de 5 km ir y la misma distancia volver. Pero 10 km se quedaban cortos para lo que quería hacer y la opción de hacerlo dos veces quedaba descartada. Aquí es cuando empezamos a decir, bueno, de momento llegamos hasta allí arriba y luego ya vemos.

 IMG_1503Salgo de Antigua y tengo que correr un par de km por asfalto, mis rodillas se resiten algo, estos días estoy corriendo demasiado por asfalto y empiezo a parecer un abuelo de 70 años algunos días al levantarme.

Al salir del pueblo empiezo a ver las primeras marcas de PR (pequeño recorrido) blancas y verdes que me van a acompañar hasta arriba, una ascensión de 500 metros en vertical para 2,5 km que prometen. El zig-zag en el que entro me hace amena la subida, pero el sol de justicia va castigando poco a poco. Esta zona me recuerda a algún vídeo que he visto de la Transvulcania, terreno árido volcánico y en continua ascensión.IMG_1499

Llegados a la Degollada del Marrubio me encuentro con el cruce de el GR que cruza la isla de norte a sur que cuenta con 150 km, se puede hacer por etapas, y un día de estos caerá, ni que sea en 3 etapas… De aquí a Betancuria tan solo queda 1,5 km de pronunciada bajada, pero decido seguir el GR en dirección Pájara (a 13,4 km). Al poco de correr por el GR me doy cuenta de que voy bajando demasiado y lo que quiero es ir subiendo y bajando, así que media vuelta hasta llegar de nuevo a la Degollada.

Des de allí se ve un mirador un par de lomas más allá, de allí hasta los Guanches (una estatua de los horiundos de Fuerteventura) hay una ligera bajada, así que para allí que me voy. Al llegar a los Guanches un montón de turistas haciendo fotos, algunos se me quedan mirando como si hubiesen visto aparecer un extraterrestre, en ese momento me acuerdo de las caras que ponían algunos en Barcelona años atrás cuando subía corriendo al Turó del Home y después a les Agudes, pocos locos corriendo por la montaña tienen que haber por aquí.

De los Guanches empiezo a bajar hasta Betancuria por un camino estrecho en el que se puede correr muy bien, da gusto ir cómodo y poder ir brincando, lástima que hace un mes estaba mucho mejor de forma, se nota que en las bajadas me faltan dos puntos…

IMG_1504

Llegados a Betancuria me equivoco de camino y acabo subiendo a la Degollada otra vez pero montaña a través, estos son los beneficios de correr por la montaña, que por donde pase una cabra tu también puedes pasar… a veces.

Una vez arriba de la Degollada me paro a contemplar el paisaje, puedo ver ambas costas de la isla, la del este y la del oeste, según como puedo llegar a ver hasta el Cotillo (a 40 km), y estoy seguro que en días claros se puede llegar a divisar Lanzarote.

IMG_1505

Empiezo a bajar por el zig zag que me hizo subir hasta aquí antes y en ocasiones corto camino haciendo un recto, de nuevo al asfalto y al coche otra vez. La cervecita del final no me la quita nadie, dos horas con un calor de justicia (27º para el mes de abril) y ni una sombra en todo el entreno.

Transgrancanaria y Transvulcania 2014 están cada vez más cerca…

Rock running o algo parecido

imagesDesde hace 15 días mi labor profesional me ha trasladado de la verde Catalunya a la marrón Fuerteventura. Muchos rápido me dijeron que menuda envídia, sol, playas, buen tiempo, tranquilidad… y verdad no les faltaba,  si se lo hubiesen dicho a alguien a quien le gusta la tranquilidad, las playas, etc…

Por el buen tiempo y el sol les doy la razón y a veces buenas dosis de tranquilidad ayudan a medio desconectar de ir a la carrera en medio de una gran ciudad como Barcelona. Pero ¿que pasa cuando nos gusta correr por la montaña? Aquí empezaron mis dolores de cabeza previos a llegar a la isla majorera.

Cierto es que la mayor montaña de la isla se encuentra en el sur y tiene “escasos” 800 metros de altura sobre el nivel del mar. Pero claro, comparado con algunas de las zonas por donde solía entrenar se le quedan cortos. Valga decir que hay carreras de montaña donde la cota máxima son 500 metros y al final se suben más de 1300 positivos, así que excusas no tengo.

Viendo el paisaje uno se va haciendo a la idea, saldré a correr e iré allí arriba, espero hacerlo en tanto tiempo, luego puedo cruzar para allí, a ver si llego a aquel pueblo des de casa corriendo, etc… Nada más lejos de la realidad que acabar calzándose las zapas y salir a patear terreno.

En casa dejé mis Salomon Slab 5 Softground, algo me decía que Fuerteventura y Softground no iban de la mano. Acabé echando al equipaje mis viejas Slab 3 desgastadas, casi llegando al nivel de unas Sense… o de lo más parecido a barefoot, les faltan suela y taqueado por todos los sitios. Después de 3 km corriendo me di cuenta de que había sido una sabia elección. En muchos momentos me he acordado de algunos amigos que corren con drop 0 o drop 4, ¡no personalme quiero imaginar el dolor de pies que tiene que ser los primeros días corriendo por aquí!

Si los anglosajones le llaman fellrunning y nosotros hemos adoptado el concepto de trailrunning (en ocasiones equivocado), se podría decir que en la isla canaria se debería de llamar rock running, porque de eso se trata literalmente, de correr entre piedras o correr esquivando piedras.

Algunos pensaréis que bueno, en la península también hay zonas en las que se corren por piedras, esquivándolas, saltándolas, etc… Ya os puedo avanzar que poco tiene que ver. Aquí todos tus pasos van a parar a una piedra, pongas donde pongas el pie te encuentras una piedra volcánica, la propiocepción se vuelve imprescindible, pisar mal y tobillo torcido. En las subidas y en el llano al trote se puede llevar medianamente bien, pero en bajadas y cuando imprimimos algo de velocidad a nuestro ritmo… ¡cuidado!

images2La verdad es que resulta divertido, curioso y un terreno nuevo con el que experimentar.

Otro de los puntos a acostumbrarme, la falta de sombras, no hay ni un árbol que te de cobijo. En la última cursa que realicé en Catalunya, la Marató de la Vall del Congost, en las zonas sombrías me acordaba de que no tendría ese resguardo en la isla y efectivamente, dos horas de carrera por la montaña me han servido para tener ya las primeras marcas en las piernas de los pantalones y los calcetines así como las mangas de la camiseta (porque correr sin camiseta puede acabar siendo un calvario).

Pero como bien dicen los entendidos, la capacidad de adaptación es la que marca a las personas… así que ¿porqué no pensar en Marathon des Sables 2014?