Archivo del sitio

El precio de pagar inscripción

thLa última VCUF (Volta a la Cerdanya Ultra Fons) tuvo que ser recortada a causa de las condiciones climáticas adversas que se encontraron los corredores.

La Bastions 2013 tuvo que ser suspendida por fuertes rachas de viento en las cotas cercanas a los 3000 metros por donde pasaba junto a malas condiciones meteorológicas.

En Camí de Cavalls, Menorca, se pudo ver como Mia Carol, líder en solitario y con gran diferencia respecto al segundo tuvo que retirarse a menos de 15 km para el final, después de más de 150 km en las piernas debido a un cuadro de hipotérmia.

Este fin de semana empieza la Ronda dels Cims, en Andorra, en la que se han podido ver fotos de la organización con voluntarios limpiando de nieve el camino que deberán coger los valientes que se atreven con esta Ronda del principado.

 No es la primera vez que una carrera de montaña, ni será la última, se tiene que ver recortada o con el recorrido alterado a causa de la climatología, es lo que tiene correr por la montaña. Ahí arriba no coges el metro y te vuelves para casa o estan tus acompañantes esperándote en tal punto por si decides retirarte.

trail6 Y a qué viene todo esto, os preguntaréis. Todavía me resuenan en mi cabeza las palabras que iba renegando en la Cavalls del Vent del año pasado, calado de agua hasta las orejas, lleno de barro por todos los sitios (TODOS) y siendo incapaz de poder abrir una barrita o el depósito del agua para rellenar el camel bag.

Esas palabras eran ¿qué hago aquí metido en un día como este? Cierto es que nos gusta la montaña y sabemos que la climatología en la montaña puede cambiar en cuestión de minutos. Pero esas palabras no las decía por el hecho de estar allí, si no por el hecho que significa pagar una inscripción y tener que correr en el día que toca sabiendo que va a llegar un momento donde vamos a dejar de disfrutar.

 Esto lo digo porque justo unos días antes había estado con amigos recorriendo el mismo camino, con un día espectacular y había disfrutado al máximo del recorrido, preocupándome poco más que de vigilar por donde pisaba y de comer y beber. Con cansancio, dolor de piernas y todo lo que conlleva pero disfrutando como el mejor de los días en la montaña. Incluso a mediados de Agosto de 2012 cuando hice medio recorrido solo me lo pasé mejor.trail3

 El hecho es que Cavalls del Vent 2012 no fue la única carrera en la que acabé empapado de arriba a abajo, luego le siguieron la Rupit-Taradell y La Marxassa, por suerte esta última con tan solo 20 minutos de lluvia.

 Así hace tiempo que pienso si vale o no la pena pagar inscripción para una carrera cuando si lo que realmente nos gusta es la montaña y lo que queremos es disfrutar de ella.

Cierto es que pagando una inscripción nos aseguran una asistencia en cuanto a comida, médico, etc… que si la hacemos nosotros tendríamos que cargar con ella (la comida) o disponer de médico, ats o similar resulta un tanto complicado.

Entonces ¿Porqué nos apuntamos a carreras pagando? Que conste que yo soy el primer “enfermo” que ve una carrera en el calendario que le cuadra y estoy allí pagando religiosamente, pero el hecho de poder hacerla con amigos un día que nos vaya a todos bien y donde se pueda escoger mirando siempre las condiciones meteorológicas vale mucho más que lo que podamos pagar por la cursa.trail2

¿Nos apuntamos a carreras para competir contra quien? ¿Contra el reloj? El mismo recorrido en un día seco o en un día de lluvia y lleno de barro harán que nuestras referencias no sirvan de nada, ni se parezcan en nada. ¿Contra nuestro compañero de entrenamientos? Un mal día lo puede tener cualquier, un accidente también y en ese momento se acabó el competir contra él para pasar a ser su soporte.

Recordando una frase de Ferrán Adrià, dijo que él no competía contra nadie si no contra sigo mismo para ser mejor que ayer y poder mejorar día a día. Ese debería ser nuestro propósito entonces ¿no?

Correr mejor que ayer, y sobretodo, disfrutar más que ayer ya sea pagando inscripción o no.

Anuncios

Lo mínimo pero necesario o cómo aplicar el sentido común

imagesDespués de escuchar en las noticias que algunos consistórios, ayuntamientos y entes varios se han alineado en contra de la obligatoriedad del uso de casco para los usuarios de bicicleta dentro de la ciudad no me queda otra que pensar en qué estamos pensando a veces.

He escuchado opiniones de todo tipo, desde defensores del casco hasta detractores del mismo alegando que su obligatoriedad hará que en las ciudades la gente utilice menos la bicicleta con lo que con menos gente con casco, más bicicletas y menos peligros de atropello (esto lo escuché ayer en la radio, todavía no me lo creo)

Algunos sabéis que vengo de la bicicleta, y que la utilizo a menudo para hacer entrenamientos cruzados, sobretodo para no sobrecargar las articulaciones y para hacer tiradas largas.

Tengo amigos que me dicen que ir en bicicleta de carretera es muy peligroso, que si coches, camiones, etc… pero son ellos mismos los que se meten por medio de Barcelona con su tráfico… ¡sin casco! Y sin tener habilidad suficiente como para salvar imprevistos.

En la vida se me ocurriría salir a entrenar en bicicleta sin el casco y lo digo por experiencia, haber rajado uno contra un quitamiedos bajando el coll de Pal en Andorra y algún que otro derribo por parte de moto o coche hacen que ni me plantee si da calor, si molesta o lo que sea.casco

Esto mismo lo podemos traspasar al material obligatorio que nos hacen llevar a algunas carreras de montaña.

Todos somos conscientes de los riesgos que conlleva correr por la montaña donde el tiempo puede cambiar de un momento a otro y donde si nos lesionamos no tenemos la posibilidad de coger un autobús o el metro para volver al punto de partida o a casa.

Muchos nos creemos que somos los profesionales que nadamás dar la salida ya van corriendo a menos de 4’ el km y siguen corriendo montaña arriba por mucho que se incremente el desnivel de la montaña. Lo peor de todos en que nos fijamos en ellos en la salida y… ¿donde esta su material obligatorio?

mantaCuando vemos el listado de material obligatorio de las carreras pensamos en que esto no lo voy a necesitar, lo otro tampoco, que si esto o que si lo otro… pero no nos paramos a pensar en si tenemos un accidente a más de 2000 metros una manta térmica pueda evitarnos una hipotérmia, que si nos caemos por un barranco un silbato puede ser crucial para que nos encuentren, que un gore-tex puede sacarnos de un apuro en un momento dado hasta llegar a un refugio, etc…

Lo único en que pensamos es en el peso de más que vamos a tener que llevar encima durante 80, 100 o los km que sean. Pero vamos a pensarlo un poco con esa masa gris que tenemos dentro de lo que nos sobresale del cuello…

Entre la mochila con el depósito de agua (1,5L), el gore-tex, silbato (incorporado en muchas mochilas), móvil cargado (si lo llevamos hasta al baño),  frontal (los hay ligerísimos), manta térmica (pesa más los calcetines), recipiente para líquido (os sorprenderíais lo que se puede llegar a hacer con un sobre de sopa bien limpio) y alguna otra cosa más que nos puedan llegar a pedir no vamos a cargar más de 2-2,5kg de peso, y el depósito de agua no necesitas llevarlo al 100% siempre.rescate

¿Por 2 kg nos vamos a jugar nuestra seguridad en la montaña? Si quieres ir más ligero deja de comer patatas fritas y pizzas y verás como cargas con menos peso todavía.

Hagamos servir el sentido común no solo por nuestro bien, si no por el de las personas que nos acompañan en nuestras aventuras y, sobretodo, por las personas que van a estar esperándonos en casa cuando volvamos.