Archivo del sitio

Rock running o algo parecido

imagesDesde hace 15 días mi labor profesional me ha trasladado de la verde Catalunya a la marrón Fuerteventura. Muchos rápido me dijeron que menuda envídia, sol, playas, buen tiempo, tranquilidad… y verdad no les faltaba,  si se lo hubiesen dicho a alguien a quien le gusta la tranquilidad, las playas, etc…

Por el buen tiempo y el sol les doy la razón y a veces buenas dosis de tranquilidad ayudan a medio desconectar de ir a la carrera en medio de una gran ciudad como Barcelona. Pero ¿que pasa cuando nos gusta correr por la montaña? Aquí empezaron mis dolores de cabeza previos a llegar a la isla majorera.

Cierto es que la mayor montaña de la isla se encuentra en el sur y tiene “escasos” 800 metros de altura sobre el nivel del mar. Pero claro, comparado con algunas de las zonas por donde solía entrenar se le quedan cortos. Valga decir que hay carreras de montaña donde la cota máxima son 500 metros y al final se suben más de 1300 positivos, así que excusas no tengo.

Viendo el paisaje uno se va haciendo a la idea, saldré a correr e iré allí arriba, espero hacerlo en tanto tiempo, luego puedo cruzar para allí, a ver si llego a aquel pueblo des de casa corriendo, etc… Nada más lejos de la realidad que acabar calzándose las zapas y salir a patear terreno.

En casa dejé mis Salomon Slab 5 Softground, algo me decía que Fuerteventura y Softground no iban de la mano. Acabé echando al equipaje mis viejas Slab 3 desgastadas, casi llegando al nivel de unas Sense… o de lo más parecido a barefoot, les faltan suela y taqueado por todos los sitios. Después de 3 km corriendo me di cuenta de que había sido una sabia elección. En muchos momentos me he acordado de algunos amigos que corren con drop 0 o drop 4, ¡no personalme quiero imaginar el dolor de pies que tiene que ser los primeros días corriendo por aquí!

Si los anglosajones le llaman fellrunning y nosotros hemos adoptado el concepto de trailrunning (en ocasiones equivocado), se podría decir que en la isla canaria se debería de llamar rock running, porque de eso se trata literalmente, de correr entre piedras o correr esquivando piedras.

Algunos pensaréis que bueno, en la península también hay zonas en las que se corren por piedras, esquivándolas, saltándolas, etc… Ya os puedo avanzar que poco tiene que ver. Aquí todos tus pasos van a parar a una piedra, pongas donde pongas el pie te encuentras una piedra volcánica, la propiocepción se vuelve imprescindible, pisar mal y tobillo torcido. En las subidas y en el llano al trote se puede llevar medianamente bien, pero en bajadas y cuando imprimimos algo de velocidad a nuestro ritmo… ¡cuidado!

images2La verdad es que resulta divertido, curioso y un terreno nuevo con el que experimentar.

Otro de los puntos a acostumbrarme, la falta de sombras, no hay ni un árbol que te de cobijo. En la última cursa que realicé en Catalunya, la Marató de la Vall del Congost, en las zonas sombrías me acordaba de que no tendría ese resguardo en la isla y efectivamente, dos horas de carrera por la montaña me han servido para tener ya las primeras marcas en las piernas de los pantalones y los calcetines así como las mangas de la camiseta (porque correr sin camiseta puede acabar siendo un calvario).

Pero como bien dicen los entendidos, la capacidad de adaptación es la que marca a las personas… así que ¿porqué no pensar en Marathon des Sables 2014?

Salomon XT Slab5 Softground English Review

 

The decision about what trailrunning shoes buy is a tough’s one, maybe is not that tough when you already have used one model before and you know that them had worked well.

That’s why I opted for the new Salomon XT Slab5 Softground. They are the top shoes of Salomon talking about Trailrunning (without including the Sense).

The shoes I was getting rid of was a Salomon XT Slab3, I had run hundreds of kilometers (until lose count). And because everything was positive with them… Why should I change?

Talking about XT Slab5 we can find two models, one with a normal cleated sole and another one with a SpeedCross cleated sole. The Softground model use this last one.

But let’s go step by step…

 

First of all what you can see, take it out of the box and… they are gorgeous, a black and red combination that makes a characteristic “racing” look that emphasize the Slab range. Personally I think that the people at Salomon hit it with the main black color on the shoe, the red one on previos Slab model used to finish on a “clayey” brown. Personal obsessions about wearing them always as new.

Time will confirm me if the cloth on the shoe finishes ripping, as occured on my previous Slab3 (after lots of kilometers), or can endure more.

On my opinion the XT Slab5 Softground now are a more narrow-fitting shoes, and with a look that can remember you to another strong shoes from an Italian brand.

The part of the toe now is a bit more elevated, so we can fit pretty well our delicate toes inside. This part is also a bit harder than before and will protect better from any impact comming from rocks, roots or any other obstacle that we will find on the path.

Talking about the sole now it has been improved regarding to they predecessor. In the Softground model there are less cleats but deeper ones, specific for running through damp terrain, mud, snow… only? We will see that no.

 

My previous Slab3 had died because of the sole, in that model the rubber on the heel was an independent part of the whole sole (on a black colour). In the new Slab5 this heel part is an integral part of the sole, with this solution I expect that this little problem will be resolved. It doesn’t feel good running with sole pieces unstucked.

And this is not everything, not to long ago I saw a video were some Salomon’s pros where “filing” the sides of the sole on the heel part… narrower, lighter.

That’s what Salomon has already done, the heel part is narrower than in the Slab3 and 4, but means that less stability? Keep on reading…

And then became the moment to wear them…

As on every single running shoes that I buy, the first thing to do is to remove the standard insoles and place my running insoles. They fit properly and don’t move at all.

The previous Slab3 where a 9,5 UK. After running Cavalls del Vent last year I finished without some toenails… solution, next pair a 10 UK. Once I have putted on I’m not quite sure if with a 9,5 UK was enough thanks to the plenty of space on the toe’s part.

The very first day of test I trail runned the Puigmal starting from Queralbs. Puigmal is a mountain where the summit is at 2906 m above sea level with a positive slope of 2000 m accumulated. It’s placed on the Vall de Núria, in the Pyrinees bordering France. On the path we find different grounds.

The first sensation at wearing them is a very good one, seems like I’ve been running with them for long, no slight pain, no rubbing, nothing. Just to say something… on the heel zone didn’t had the feeling of having well holded, maybe that’s because of wearing a 1/3 of a size more, but I prefer that than loosing my toenails again!

Uphill they grip well, anywhere you step the sole’s cleats scratch the terrain and avoid you of slipping in a rock or in chipping path.

Once you start accelerating you start feeling the stability of the shoe, where your feet goes there the shoes fix without risk, is just there where you see how with that narrower heel zone doesn’t risks the stability of your feet, avoiding those feared ankle’s sprains for the ones that doesn’t work that much on proprioception.

As more and more kilometers you run, less and less you remember you are wearing a new pair of shoes. It seems like Salomon already made the running-in for you!

About the cushioning, the one on the XT Slab5 Softground is a very good one, keeping in mind my weight (61 kg) and the lighter they are (lighter than the Slab3), they absorb all the obstacles we will find through our run, rocks, roots, little pot holes, etc… Counting on the small experience I have on this specific footwear I guess that for trailrunners heavier (80-85 kg) the cushioning of the XT Slab5 Softground’s sole could be more than good.

Softgrounds means that, soft grounds… but lets don’t make a mistake about that, these new Slab5 grip perfectly on any single ground. During Puigmal’s uphill and downhill we can find paths, rocks, tracks, and… a very funny chipping downhill! This point is where I should kiss those soles… we can assert that them can manage with all, on the downhill where were I decided to test them and make a very agressive downhill (why follow the path when you can downhill straight), and as said before, where you step your feet there the shoes grips and you don’t have any feeling about falling down or sliding.

After that first test I tested them again on the Cavalls del Vent track. Cavalls del Vent is a circular track on the Cadí and Pedraforca mountains. Salomon makes here every year an UltraTrail of 84 km long and with an accumulated uphill of 6000m.

Here you can find damp paths where, as before, the shoes grip perfectly.

In this last test (longer than the one before, 46 km) I had again the same feeling about my heel, like if they don’t hold properly, that’s why I decided to tighten the laces (Quick Lace system) and at this moment is where I found a bad point. The upper part of my feet start hurting, that’s why I have to untighten the laces back. With the laces that loose the first feeling is to twist your ankle in a moment. But contrary to that, the stability of the XT Slab5 Softground keeps on guiding your foot avoiding “unpleaseant surprises”.

So, after 2 trainnings where the accumulated uphill has been 5000 m and 75 km the result is… Did I wear them for the first time? No rubbing, no slight pain, no blisters, nothing about that, just comfort.

Definitively a very good trailrunning shoes, competitive since minute zero and the ones that I will save for competition!

Review Salomon XT Slab5 Softground

La decisión de qué zapatillas de trailrunning comprar siempre resulta difícil, quizás menos cuando ya has utilizado un modelo concreto y sabes que te han ido bien.

De ahí que me decantara por las nuevas Salomon XT Slab5 Softground. Se tratan del tope de gama (si no contamos con las Sense) del catálogo de la marca francesa para corredores de trailrunning.

Las zapatillas que jubilaba eran unas Salomon XT Slab3 con las que he podido hacer centenares de kilómetros (hasta llegar a perder la cuenta). Y dado que el resultado fué del todo positivo… ¿Porqué cambiar?

De entrada de las XT Slab5 podemos encontrar dos modelos, con taqueado de suela normal o con el taqueado de suela de las SpeedCross. Las Softground disponen de éste último.

Pero vamos por partes…

 Primero lo que se ve, las sacas de la caja y… preciosas, combinación de negro y rojo con el característico look “racing” que destaca en la gama Slab. Personalmente creo acertado el dotar del color negro a la tela que “principal” de la zapatilla, el rojo de las anteriores Slab acababa siendo más marrón arcilloso que el color inicial. Manías de querer llevarlas como nuevas siempre.

El paso de los kilómetros me confirmará si esta tela acaba rasgándose, como ha sucedido con las anteriores Slab3 (después de muchos kilómetros), o aguanta “lo que le echen”.

A mi parecer la horma también se ha visto modificada, algo más estrecha que su predecesora (o eso le parece a un servidor) y con un ligero aire que recuerda a algunas otras zapatillas robustas de una fábrica transalpina.

La zona de la puntera se ha hecho algo más elevada, por lo que disponer nuestros delicados dedos allí dentro resulta todo un placer. También se ha hecho más robusta por lo que nos va a proteger mejor de cualquier impacto que podamos tener en rocas, raíces o cualquier otro obstáculo que nos encontremos por el camino.

En cuanto a la suela también se ha mejorado respecto a sus sucesoras. En este modelo Softground hay una menor cantidad de tacos pero con una mayor profundidad, específicas para correr por terrenos húmedos, barro, nieve… ¿sólo? Ya veremos que no.

Mis anteriores Slab3 han ido a morir por la suela, en éstas la goma del talón resultaba ser una parte independiente del resto de la suela (de color negro). En las nuevas Slab5 esta talonera forma parte integral de la suela, con lo que se espera que este inconveniente se solucione. Resulta algo incómodo correr con trozos de suela despegados.

Y no todo es esto, hace tiempo vi un video donde algunos pros de Salomon “limaban” los laterales de la suela en la parte del talón… más estrecho, menor peso. Pues eso han hecho en este nuevo modelo, la zona de la suela del talón es más estrecha que en sus predecesoras, ¿menor estabilidad? Seguid leyendo…

Y llega el momento de ponérselas…

Como en todas las zapatillas de correr que compro, la primera operación es la misma para todas ellas, plantillas de serie fuera, mis plantillas dentro. Estas entran a la perfección y no presentan movimientos ninguno dentro de la zapatilla.

En las anteriores Slab3 tenía un 44 1/3 o lo que es lo mismo un 9,5 UK. Después de Cavalls del Vent el año pasado me acabaron saltando un par de uñas… solución, las próximas zapatillas un 44 2/3 (10 UK). Y una vez puestas no sé si con un 9,5 hubiese sido suficiente gracias al amplio espacio que hay en la puntera de la zapatilla para los dedos.

El primer día de prueba me voy a subir el Puigmal desde Queralbs, 2906 metros con un desnivel positivo de 2000m. acumulado.

La primera sensación al correr con ellas es muy buena, parece que las hubiera llevado ya durante kilómetros, ninguna molestia, ningún roce, nada. Por poner algún pero… en la zona del talón no acabo de tener la sensación de que vaya bien sujeto, quizás por llevar ese tercio de talla más que en las anteriores, ¡pero prefiero esto a volver a perder uñas!

Subiendo agarran, pises donde pises los tacos de la suela “arañan” el terreno y evitan que puedas patinar en alguna piedra o en algún tramo de grava suelta.

A la que imprimes un poco de velocidad puedes sentir la estabilidad de la zapatilla, donde va tu pie allí clava y no se mueve, es aquí donde vemos cómo ese menor ancho de la talonera no pone en peligro la estabilidad del pie, evitándonos esos temidos esguinces para los que no solemos hacer ejercicios de propiocepción.

Con el paso de los kilómetros te olvidas totalmente de que calzas unas zapas nuevas, parece que los propios de Salomon les hayan hecho el “rodaje” por ti.

Por lo que respecta a la amortiguación esta resulta muy buena, teniendo en cuenta mi peso (61 kg) y lo ligeras que son (más que las Slab3) absorben la mayoría de obstáculos que nos encontramos a nuestro paso, piedras, raíces, pequeños baches, etc… Por la poca experiencia que tengo en este tipo de calzado, diría que para corredores más pesados (hasta 80-85 kg) la amortiguación de las Slab5 Softground puede ser más que buena.

Aunque Softground signifique eso, terrenos blandos… no nos equivoquemos, estas nuevas Slab5 van a las mil maravillas en cualquier tipo de terrenos. En la subida y bajada al Puigmal encontramos sendero, roca, algo de pista y… ¡una tartera muy divertida! En este punto es donde besaría estas suelas… podríamos decir que se lo tragan TODO, bajando la tartera decidí ponerlas a prueba y bajar dándolo todo (para qué seguir el camino si puedes bajar recto), y como dicho anteriormente donde pones el pie agarra la zapatilla, en ningún momento bajas con la sensación de que te pueda fallar o puedas resbalar y bajar más “rápidamente” de lo normal.

 

Después de este entreno las puse a prueba en el trazado de Cavalls del Vent. Aquí encontramos tramos húmedos donde, al igual que antes, vuelven a traccionar perfectamente y nunca tienes la sensación de que vayas a llevarte un susto.

En este último entreno (algo más largo que el anterior, 46 km) vuelvo a tener la sensación que el talón no acaba de estar del todo “arropado”, de aquí que aprete más los cordones (sistema Quick Laze) y en las bajas ya encuentro un pero, la parte superior de los pies empiezan a molestarme, por lo que tengo que volver a aflojarlo. Con los cordones bastante flojos la primera sensación es de torcerte un pie a la primera de cambio. Pero todo lo contrario, de nuevo la estabilidad de la zapatilla te sigue guiando el pie para no tener sorpresas desagradables. A cambio tus dedos de los pies ni se enteran del tute que les estas pegando.

Así después de 2 entrenos en los que he acumulado 5000m de desnivel positivo y 75 km el resultado es… ¿he estrenado zapatillas? Ni un sólo roce, ni una sola ampolla, nada de nada, sólo comodidad.

Definitivamente unas muy buenas zapatillas, competitivas des del minuto 0 y que reservaré para competir… porque  comer jamón ibérico cada día tampoco es bueno.