Archivo del sitio

Entrevista Anton Krupicka por El Periódico

delman-hope_out1Hoy os dejo la entrevista que El Periódico le realizó ayer a Anton Krupicka, para los que no hayan tenido la oportunidad de leerla, ahí va: (original de Jordi Tió).

Una indisposición impidió que participara en la Transvulcania, en la isla de La Palma, el pasado fin de semana. Sin embargo, Anton Krupicka (29 años) tiene previsto regresar pronto a Europa, el próximo agosto. ¿La razón? Correr la Ultra Trail del Mont Blanc, la prueba de montaña más emblemática del mundo.

–¿Cómo se encuentra?
–Bien, bien… Fue una lástima. Pasé muy mala noche antes de la carrera, con mucha fiebre, y apenas pude dormir dos horas. No estaba en condiciones de correr.

–¿A qué edad se da cuenta de que, para usted, correr es algo más que hacer simplemente ejercicio?
–Empecé a correr cuando era muy niño y en la escuela, en 1995, me di cuenta de que era algo importante para mí. No era solo hacer ejercicio, sino algo mucho más profundo. Luego, especialmente en la universidad, descubrí esa necesidad de estar en contacto con la montaña.

–Y con solo 12 años va y corre un maratón. Algo precoz, ¿no?
–Bueno, para mí no era nada extraño. Corría cada día, me entrenaba bien y me gustaba. Era simple.

–¿También lo veían tan simple sus padres? ¿Algo dirían?
–Mis padres no son corredores, pero siempre me han dado todo su apoyo. Supongo que pensaban que hacía una actividad muy saludable y les parecía bien. Precisamente, el día de mi primer maratón, fue mi padre quien me llevó con el coche… Tres horas de viaje para ir y tres más de vuelta. Lo vivían como algo positivo y como veían que a mí me gustaba, pues ya les parecía bien.

–Y poco a poco empezó a construir toda una filosofía de vida.
–Correr por la montaña me permite darme cuenta de lo grande que es todo, el paisaje que me rodea, y lo pequeños que somos nosotros ante ese entorno, al que me siento integrado, del que formo parte y que tenemos que proteger. Es una sensación que hace que conecte con la tierra, con las montañas, y me permite mantener un equilibrio emocional.

–¿Y eso, cómo lo compatibiliza con la competición, el deseo de ganar?
–Me gusta competir, pero no corro para ser el mejor, sino para estar en contacto con la montaña.

–¿Pues dónde está el reto entonces?
–Bueno, cuando compito claro que quiero ganar, pero también hay otros retos que no se miden solo con el hecho de llegar el primero.

–¿Cuáles?
–En las grandes pruebas de 100 o más kilómetros me pongo a prueba constantemente, busco mis límites y trato de superarlos. Cuando empiezas a tener dolores por todo el cuerpo, cuando la cabeza te dice que no puedes más, el reto es traspasar esa frontera, superar esos momentos difíciles, aunque el dolor no se supera, el dolor solo se acepta.

–Y siempre con poca ropa encima…
–Cuanto menos cosas llevo, más experimento la naturaleza y, además, me permite correr más rápido. Por eso me gusta más el verano que el invierno. Cuando hay buen tiempo, puedo llegar a 4.000 metros de altura sin chaqueta ni pantalones largos. En invierno, con la nieve, todo es más complicado, aunque el paisaje sigue siendo precioso.

–Llegó a correr sin zapatillas…
–Te permite aprender a correr de una manera más eficiente, aunque hay que hacerlo de una forma muy lenta y progresiva ya que es fácil lesionarse. También te obliga a estar muy concentrado, con lo que mejoras la calidad de las zancadas.

–Tampoco tiene entrenador.
–Yo soy mi propio entrenador. No me gusta que me digan lo que debo hacer, especialmente en la montaña, ni que me hagan planes de preparación. Eso es algo que hago de forma instintiva. Además, ya he dicho que no quiero ser el mejor, así que tener un entrenador sería una contradicción para mí.

–Sé que practica la escalada y que admira a Reinhold Messner, el más grande alpinista de la historia, por la simplicidad de sus ascensiones y por llevar poco material, como usted. ¿Se ve haciendo un ochomil?
–Quizá en el futuro, cuando tenga 50 años… Sí, es algo que me gustaría, pero ahora estoy completamente concentrado en las carreras.

–¿Cómo afronta la Ultra Trail del Mont Blanc?
–Estoy ansioso por participar en esta prueba, la más espectacular del mundo y con los mejores corredores de todos los países. Será un placer competir con ellos y en los Alpes, donde no he estado todavía.

Trailrunning doping free

l1Hace pocos días el mundo del deporte se escandalizó por las declaraciones de Lance Armstrong sobre su relación con el dopaje durante los años en los que fue aclamado por muchos como el mejor ciclista de su época, siendo el único que venció de manera consecutiva 7 Tours de Francia.

Varios han sido los ciclistas que han reconocido que se doparon durante algún periodo de su carrera deportiva para obtener mejores resultados, o simplemente porque así estaba instaurada la cultura en el pelotón. Después de poder leer durante este pasado verano el libro de David Millar, Racing through the dark, se puede confirmar todo lo generalizadas que estaban dentro del pelotón estas prácticas.

De la misma manera ha pasado en otros deportes, siendo el atletismo otra de las prácticas deportivas más señaladas y perseguidas en el mundo del deporte.

Podría entrar a discutir el tipo de controles que pasan unos deportistas y que no pasan otros, la poca unificación de substáncias que para un deportistas son doping y para otros deportistas tan solo son un remedio para curar un resfriado o acelerar el tiempo de recuperación de una lesión, el egoísmo individual de cada deportista que hace que tan solamente mire por sus intereses en vez de luchar por los intereses de un colectivo, etc… Pero esto me llevaría más de una entrada en este blog y poco tendría que ver con el mundo del trailrunning.

Pero… ¿os habéis preguntado porqué no se han dado casos (o muy esporádicos) de doping en el mundo del trailrunning? Y digo muy esporádicos porque también los hay. En abril de 2012 según información publicada por el Diario Vasco Aitor Osa, Walter Becerra e Imanol Goñi dieron positivo en una cursa de montaña con EPO, anabolizantes y cannabZegama2010ais. El primero de ellos con una dilatada experiéncia en el ciclismo profesional.

Quizás el anterior ha sido el único caso que un servidor ha escuchado acerca de doping en cursas de montaña. Del porqué no utiliza estas prácticas ilegales el corredor de montaña intentaré hacer una breve explicación según mi modo de verlo.

Utilizaré el paralelismo con el deporte de dos ruedas para que se pueda hacer una comparación más cercana, ya que en esta última semana parece que todo el mundo conoce el mundo del ciclismo como si de profesionales en activo se tratara.

Des de mi punto de vista la primera gran diferencia son las casas comerciales. En el mundo del trailrunning las casas comerciales que crean equipos son aquellas que fabrican materiales destinados al deporte en si y cuentan con corredores semi-profesionales (o profesionales en casos puntuales) que testan sus productos y que son la imagen de la marca. Los casos más significativos los tenemos en las personas de Kilian Jornet con Salomon o de Anton Kupricka con New Balance, atletas que viven de los ingresos de sus patrocinadores sin tener que “preocuparse” por tener un trabajo “de lunes a viernes” como pueden tener otros. Estas marcas comerciales reciben ingresos de los aficionados al deporte a través de las compras, con lo que su mercado objetvio es relativamente pequeño.

En el caso del ciclismo grandes marcas como Movistar, Saxo-Bank, Leopard, Sky, etc… reciben ingresos de múltiples vías y tienen un público mucho mayor. En estos casos el patrocinio es una herramienta más de publicidad dentro de sus planes de márketing.Estas marcas comerciales, a diferencia de las primeras, renuevan sus contratos de patrocinio cada 3-4 años, al no ser su “negocio” principal el ciclismo, en el caso de no tener resultados deportivos el patrocinio se acaba, con lo que se acaba el empleo para un mínimo de entre 30-40 personas que forman parte de la estructura del equipo.

En cambio en el trailrunning la marca tiene en su negocio principal el deporte (en este caso el trailrunning), por lo que la marca no puede patrocinar, por poner un ejemplo exagerado, a un coche de fórmula uno.

La segunda gran diferencia radica en la presión mediática. Dos ejemplos de nuevo, el vencedor del Tour vs. el vencedor del UTMB. ¿A qué presión mediática se enfreta uno y a qué presión mediática se enfreta otro? En ocasiones el temor a decepcionar a gente, el temor a perder un contrato para el año siguiente, el temor a no conseguir unos objetivos sabiendo que de ellos depende la renovación del contrato con el que das de comer a tu familia hace que algunos deportistas acudan al dopaje.

En España hasta hace relativamente poco (bueno y sigue pasando actualmente), a la que un ciclista escalador novel empieza a despuntar ya decimos que va a ser el siguiente ganador del Tour de Francia, y quizás el chaval tiene 20 años, Armstrong con 22 años ganó el campeonato mundial de ciclismo en ruta en Oslo, Tom Boonen con 22 años hizo 3º en la París-Roubaix siendo neo-profesional y años después se vió envuelto en problemas con la cocaína y el alcohol, todo debido a la presión mediática.

Los corredores de montaña no tienen esa presión mediática de tener a centenares de medios de comunicación delante diciéndoles des del primer día que van a ser campeones de no se qué o vencedores de no se cuanto. De hecho la presión, en muchas ocasiones, nos la ponen los compañeros de salida picándonos subida si y subida también.

utmb12-ccc-cb-05-015

La tercera gran diferencia son los premios en la cursas. En el Tour el ganador de cada etapa se lleva 8000€, el ganador de la general se lleva 450000€, 200000€ el segundo y 100000€ el tercero, etc… (clicando aquí podéis ver el reparto total de los más de 2 millones de € que se reparten en premios).

Si ponemos como ejemplo el UTMB el ganador recibe… 0€, nada. Un trofeo en calidad de ganador y se acabó. Por poner otro ejemplo en nuestro país, Cavalls de Vent, el ganador recibe 1500 €, el segundo 1000€ y el tercero 500€. ¿Os imagináis qué pasaría si al ganador de UTMB recibiera 450000€? ¿O ni tan solo 30000€?

Y la última gran diferencia (repito que hay muchas más seguro), radica en el sentimiento. En los inicios ciclistas y corredores de montaña empiezan porque les apasiona su deporte, les gusta lo que hacen, viven para ello. Hasta el momento en el que en el ciclismo se tiene que dar un pasito más y se entra en el mundo del profesionalismo, para muchos esto se convierte en un trabajo como cualquier otro y pierden parte de la pasión inicial, cosa que en el corredor de montaña, al saber que no vamos a vivir de ello, nos sigue moviendo tan sólo el disfrutar de lo que hacemos y no la mejora del contrato que  nos pueda dar nuestro patrocinador.

Sirva esta entrada no para justificar las prácticas dopantes que se realizan en algunos deportes, pero si para poder entender algo más el porqué unos se ven envueltos en esas prácticas y otros no le ven un sentido a ellas. De la misma forma des de aquí pedir disculpas a algún ciclista que se pueda sentir ofendido, no es la intención, del mismo modo que mis inicios están en la bicicleta, pero si que resulta el caso más claro a la hora de explicar los ejemplos anteriormente comentados.

 

 

Gore-Tex Transalpine-Run, bendita locura

A muchos de vosotros os sonará de qué se trata la Gore-Tex Transalpine-Run. Otros tendréis conocimientos de que también se organizan carreras de trail por etapas. Y a otros simplemente os sonará a chino. Así que vamos a explicar de lo que se trata esta bendita locura.

La Gore-Tex Transalpine-Run es una cursa de montaña por etapas que, como ya avanza su nombre, es Transalpina y se hace “corriendo” (o si más no ese es el objetivo).

Para daros datos más concretos ahí van unos cuantos;

– 320 km de distancia.

– 8 etapas (con un mínimo de 32,8 km y un máximo de 49,6 km)

– 15000 metros de desnivel positivo

La cursa esta organizada por PLAN B, una empresa dedicada a eventos deportivos y que también organiza las cursas hermanas Zugspitz Ultratrail, Salomon 4 Trails o Women’s Trail, entre otras. Por lo que el nivel de detalle y preparación de la misma es seguro de acierto.

En el año 2012 participaron en la cursa un total de 337 equipos, entre masculinos, femeninos y mixtos durante el 1 y el 7 de septiembre. Los vencedores en categoría masculino acabaron siendo el dúo del equipo Salomon Internacional Iker Karrera y Phillip Reiter, los cuales no tomaron la salida de UTMB y fueron apuntados a ultimísima hora al evento Transalpino.

Como véis os he dicho que se apuntaron equipos, y es que resulta que esa es una de las características de esta cursa. Se realiza en equipos de dos personas que tienen que ir durante todo el recorrido juntos, lo cual significa que el nivel de forma de los participantes tiene que ir a la par. Existe la posibilidad de que la organización te gestione la búsqueda de un compañero de fatigas en caso de que quieras participar pero no tengas compañero.

El recorrido en 2012 fue el siguiente:

1ª etapa: Ruhpolding (Alemania) – St. Johann in Tirol (Austria), 49,6 km y 1663 metros de desnivel positivo.

2ª etapa: St. Johann in Tirol (Austria) – Kitzbühel (Austria), 34,8 km y 1849 metros de desnivel positivo.

3ª etapa: Kitzbühel (Austria) – Neukirchen am Grossvenediger (Austria), 46,5 km y 2258 metros de desnivel positivo.

4ª etapa: Neukirchen am Grossvenediger (Austria) – Prettau in Ahrntal (Italia), 43,3 km y 1997 metros de desnivel positivo.

5ª etapa: Prettau in Ahrntal (Italia) – Sand in Taufers (Italia), 32,8 km y 1821 metros de desnivel positivo.

6ª etapa: Sand in Taufers (Italia) – St. Vigil (Italia), 38,5 km y 2289 metros de desnivel positivo.

7ª etapa: St. Vigil (Italia) – Niederdorf in Pustertal (Italia), 41,8 km y 1950 metros de desnivel positivo.

8ª etapa: Niederdorf in Pustertal (Italia) – Sexten (Italia), 33,40 km y 1269 metros de desnivel positivo.

Como véis en el listado de etapas de 2012 no existe un desnivel “excesivo” en etapas puntuales pero es la suma de kilómetros y de desniveles lo que irá gastando al corredor durante el paso de las etapas.

La organización hace que el corredor se tenga que preocupar “solo” de correr, ya que transportan nuestro equipaje diariamente de un punto al otro, nos ofrecen una “Pasta Party” al acabar las etapas y por un pequeño suplemento nos transportan de vuelta a la ciudad de inicio o al aeropuerto de Munich para nuestro regreso a casa.

Y cómo no todo esto tenía que tener un precio. Aquí uno de los puntos que duelen inicialmente, pero que si nos paramos a pensar no resulta tanto en comparación con lo que nos gastaríamos en unas vacaciones (porque no nos engañemos, correr la Transalpine-Run son unas vacaciones para estos benditos locos). El coste de la inscripción es de 1390 € por equipo, o lo que es lo mismo 695 € por persona, inicialmente, después si queremos que nos devuelvan a Munich son 50€ más, si queremos dormir en los “camps” que montan 20 € más por noche, etc… En resumen, la cursa no sale “barata” pero, a mi pensar, vale mucho la pena.

Para la edición de 2013 prometen más emociones, más diversión y un nuevo recorrido que no dejará indiferente a ninguno de los participantes en ella. Os dejo el vídeo teaser que han hecho para promocionar la Gore-Tex Transalpine-Run 2013.

¿Nos veremos en la linea de salida?

Las chicas son guerreras

No hace muchos años preguntar a la gente si sabían quién era Agustí Roc suponía una utopía. Hace 3 años, qué digo 3 años, hace poco más de 1 año hacer la misma pregunta a la misma gente y cambiando el nombre por el de Kilian Jornet suponía la misma decepción para los corredores de montaña.

Del mismo modo que hasta hace recientemente poco tiempo nos miraban de manera “rara” la gente que nos veía por la montaña corriendo por sitios por donde la mayoría suben caminando… y con su merecido esfuerzo. Quién no ha escuchado de fondo aquello de “Estos están locos”…

Con el paso del tiempo y con el auge del populismo del deporte son muchos los deportitas de élite son más conocidos, principalmente el reciente campeón del mundo de Skyrunning.

Pero… ¿qué pasa con las chicas? Preguntamos a la gente si nos saben decir el nombre de la reciente ganadora del campeonato del mundo de Skyrunning… ¿o mejor no nos queremos deprimir con sus respuestas?

Nombres como Núria Picas, Nerea Martínez, Mireia Miró, Emma Roca, etc… por citar algunas de las atletas de élite de casa ofrecen unos rendimientos excelentes en el 99,9% de cursas de montaña en las que participan.

A nivel internacional podemos hablar de Lizzy Hawker, Anna Frost, Darcy Africa, Fernanda Maciel o la irrupción de esta temporada Emilie Forsberg.

Hace relativamente poco tiempo también resultaba “extraño” el encontrar a chicas en las salidas de pruebas de montaña, especialmente ultras, me refiero claro esta a atletas populares y no a atletas de élite, las cuales hace bastante más tiempo que se prodigan por este tipo de pruebas.

La tenacidad y la capacidad de sufrimiento que tienen las chicas respecto a los chicos es mucho mayor, y no porque lo diga un servidor, seguramente de esto no os tengo que convencer a ninguno de vosotros.

Para muestra un botón, en la pasada edición de Cavalls de Vent con un tiempo insoportable, frío, agua, nieve y con la mayoría de los corredores retirados o bien por hipotermia o bien por precaución a no entrar en estado de esta, acabaron 13 corredoras. La primera clasificada, Núria Picas, realizó el recorrido en 10:34:42. Además de batir el récord femenino de la prueba, las 3 primeras clasificadas (Picas, Frost y Forsberg) se colaron el top 10 de la clasificación general. ¿Que hubo muchos retirados? Ellas jugaron con las mismas cartas que todos.

Qué se puede decir de Lizzy Hawker, más conocida como Madame Montblanc por haber ganado en 5 ocasiones la mítica prueba alpina (168km y +9600m). En 2011, con un recorrido íntegro realizó el recorrido en poco más de 25 horas, mientras el ganador, Kilian Jornet, invirtió 20 horas y media.

Hace apenas unas semanas Fernanda Maciel realizó su proyecto White Flow. Consistía en recorrer el Camino de Santiago corriendo y sin asistencia… a favor de los niños con cáncer, ¡y realizó los 900 km en 10 días! Todo tesón, capacidad de sufrimiento, superación y constáncia.

Revisar las marcas de estas corredoras en cualquier prueba que realizen es constatar que están más que capacitadas para codearse con cualquier individuo del sexo masculino… y ¡encima pasarle la mano por la cara! Bromas a parte, estos resultados han hecho que muchas casas comerciales hayan apostado fuertemente por ellas y las patrocinen. Del mismo modo estas casas comerciales han apostado fuerte por ellas lanzando ropa técnica de altísimo nivel según sus necesidades específicas y de las que el público femenino en general se puede aprovechar.

Pero como todo en este mundo, en más de una ocasión al deporte femenino no se le da el valor real que tiene, sobretodo por parte de los medios, ya que para la mayoría de corredores de montaña el poder compartir cursas con la élite mundial femenina resulta todo un honor y un privilegio.

No resulta nada extraño comprobar cómo los espectadores que se encuentran en la montaña viendo el paso de los corredores se vuelcan animando a estos, pero los chillidos de ánimo y aplausos se multiplican al paso de cada una de ellas.

Así que ya sabéis… ¡Las chicas son guerreras!

Empezando algo nuevo…

¡Hola a todos!

Hoy empiezo algo nuevo. Pero no tanto. Muchos sabéis de la pasión que tengo por la montaña y en especial por el trail running, o lo que es lo mismo, correr por la montaña.

De ahí que hoy nazca Trailruncat. La intención es la de hacer de él un lugar donde poder compartir experiencias, sean buenas o malas, donde poder comentar lo que se “cuece” en el mundillo del trail running y sobretodo poder hacer llegar las vivencias que se tienen en la montaña al resto de la gente.

Para los que no estéis muy familiarizados con el trail running, os dejo un video del Ultra Trail del Montblanc para que comprobeis lo bien que nos lo pasamos “esos locos que corren por la montaña”.

Saludos y ¡hasta pronto!